Un chiringuito en Cala Fonoll, en Andratx. La instalación de estos locales debe estar autorizada por Costas. | M. À. Cañellas

0

Demarcación de Costas, el organismo que gestiona el litoral no portuario de Baleares, solo invierte en las Islas una tercera parte de lo que recauda gracias a las concesiones y autorizaciones en el dominio público marítimo terrestre.

Según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, Costas recaudó en 2019 4,5 millones de euros gracias a las autorizaciones y otros 4,4 gracias a las concesiones. En 2018 fueron 5,4 millones de euros por autorizaciones y 3,7 por las concesiones. En 2015 y en 2016 las cifras fueron similares, de forma que la media anual se sitúa en torno a los 9 millones de euros.

Sin embargo, la inversión del organismo público se ha ido reduciendo y la prevista en Balears para 2021 solo alcanza los 2,8 millones. Según consta en los Presupuestos Generales del Estado, se destinarán casi 800.000 euros a nuevas infraestructuras; 560.000 a actuaciones para el control de la regresión de la costa, la protección y la recuperación de sistemas litorales y dotaciones para el acceso al mar; 1,32 millones para reponer infraestructuras y unos 300.000 euros más en otros proyectos.

«Especialmente grave»

El senador de designación autonómica Vicenç Vidal califica esta situación de «especialmente grave». «En el contexto de cambio climático en qué estamos resulta importantísimo invertir en el litoral», señala Vidal, que es licenciado en Ciencias Ambientales. El senador reprocha además al Gobierno que «por un lado declare la emergencia climática y, por el otro, se dedique a recortar las inversiones en la costa destinadas a paliar los efectos de esa emergencia». «No se entiende, no es coherente».

Vidal también critica el funcionamiento de Costas en Balears. Según cifras facilitadas por el Ministerio, este organismo otorgó únicamente el 14,6 % de las prórrogas y el 5,3 % de las concesiones que se solicitaron durante el período 2015-2019. Según el exconseller de Medi Ambient, estas cifras ponen de manifiesto «la ineficacia» del ente, que cuenta con una plantilla de unos 50 trabajadores en las Islas. Si el organismo fuera más efectivo, «la recaudación sería superior», asegura Vidal.

Los Acords de Bellver, el pacto que firmaron el PSIB, Podemos y Més para esta legislatura, prevén la transferencia de la gestión del litoral a la Comunitat Autònoma. Fuentes del Govern indican que las consellerias de Medi Ambient y de Presidència i Funció Pública han comenzado a trabajar en ello. Hasta la fecha no han mantenido ninguna reunión con el Gobierno en el marco de la comisión bilateral, pero el Ministerio sí que les hizo llegar en julio una primera propuesta de traspaso.

El Govern consideró que esta propuesta «no cumple con los requisitos y peticiones» que habían hecho y así lo trasladaron al Ministerio, que ahora ha pedido una contrapropuesta a la Comunitat Autònoma.

La Conselleria de Medi Ambient está a la espera de que Madrid les envíe información económica para redactar su alternativa. No obstante, el Govern reclama que, como futuro gestor del litoral, el proceso de traspaso «sea transparente y limpio, no solo desde el punto de vista económico sino también en la dotación de recursos humanos».

Polémicas por las secuelas de Gloria

La inversión de Costas ha sido motivo de polémica la última semana después de que el Estado señalara que no asumirá los costes, o solo en parte, de las actuaciones que hicieron los ayuntamientos del Llevant a raíz de los desperfectos que ocasionó el temporal Gloria. Costas se había comprometido pagar la mitad de esas inversiones.