El mercado laboral recuperó la mayor parte de los empleos de 2019 en verano de este año por el impulso del turismo, según coincidieron Govern, patronales y sindicatos. La reactivación de este sector ha permitido una recuperación laboral «más intensa» que en el resto del Estado, en palabras de Iago Negueruela, quien elogió la estrategia pactada con agentes sociales y económicos. | Jaume Morey

0

Baleares registró durante el verano 610.200 personas ocupadas, que representan el 98,5 % de las 619.700 del mismo período de 2019 «gracias a la reactivación del sector turístico». Así lo indicó ayer el conseller de Turisme i Treball, Iago Negueruela, en su comparecencia para dar cuenta de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre publicados este jueves.

«El nivel de empleo se sitúa a niveles de 2019, un año récord», señaló el conseller, quien destacó que Balears lideró la creación de empleo en comparación con el trimestre anterior. En concreto, se incrementó un 8,5 %, muy por encima de la media estatal (1,8 %). Sobre esta cuestión, el director general de Model Econòmic, Llorenç Pou, indicó que las Islas crearon uno de cada ocho empleos de toda España durante el verano. Respecto a un año antes, la ocupación aumentó un 6,3 %, también por encima de la media estatal (4,45 %) y las Islas fueron la tercera comunidad con la mayor subida.

En cuanto a la calidad del empleo, Negueruela y Pou insistieron en la necesidad de combatir la temporalidad. En el tercer trimestre la tasa de temporalidad alcanzó el 26,1 %, el mismo porcentaje que la media estatal, y subió casi cinco puntos respecto al verano pasado. Los ocupados con contrato temporal, los más damnificados durante la pandemia, aumentaron en 16.500 en un año, hasta los 130.200. Con todo, Pou destacó que se logró un máximo histórico de ocupación indefinida, con 367.700 trabajadores, 12.000 más que un año antes.

El paro, por su parte, se situó en 72.100 personas. Representan un 28,2 % menos que en el segundo trimestre y se trata del mayor descenso del Estado y mucho más intenso que la media (-2,6 %). En comparación con el verano de 2020, el paró bajó un 18 %, la tercera mayor bajada estatal. La tasa de paro fue del 10,6 %, todavía superior al 8,2 % de dos años antes. El conseller reconoció que aún queda margen para mejorar esta cifra, aunque se debe tener en cuenta que la población activa ­­–la que se incorpora en el mercado laboral como ocupada o en busca de empleo– ha seguido creciendo en las Islas.

Patronales y sindicatos valoraron la recuperación del mercado laboral, aunque advirtieron que aún queda camino por recorrer. Desde CAEB insistieron en que «hay que ser muy cautelosos con las medidas que se tomen en materia de laboral» y alertaron de «no de imponer políticas que afecten negativamente al mercado de trabajo» PIMEM reconoció el impacto positivo de la temporada turística, «aunque aún hay empleo por recuperar».

Los sindicatos insistieron en reivindicar mejoras. CCOO denunció que ««no se han realizado todas las contrataciones necesarias» y reclamó aumentos salariales. Desde UGT aseguraron que para hacer frente a la precariedad de Balears «es necesario derogar la reforma laboral».