Las familias afrontan con temor el retraso en las facturas, ya que desconocen el importe que tendrán que abonar y si tendrán que realizar el pago de una sola vez. | Juan Carlos Hidalgo

2

Muchas familias sufren, desde hace medio año, retrasos en la llegada de la factura de la luz. Esta demora coincide con la entrada en vigor de diferentes cambios de normativa por parte del Gobierno central, por lo que el problema afecta a ciudadanos de Balears y del resto del Estado. La subida astronómica del precio de la electricidad, que ha engordado de forma significativa los recibos energéticos de las familias, es afrontado con preocupación por aquellas que sufren una demora ya que desconocen el importe que tendrán que abonar. También se convierte en un susto para quienes reciben más de dos facturas a la vez o con pocos días de diferencia.

Esta coyuntura se convierte en un lastre más para la cuesta de enero a la que se enfrentan miles de familias. Este 2022, además, el año comienza con una subida histórica del Índice de Precios del Consumo (IPC) que se traslada a la cesta de la compra. Endesa admite este problema y desde la compañía explican que en caso de retrasos en más de dos facturas se permite fraccionar el pago en tres, seis o 12 mensualidades. El cliente afectado recibe una carta informativa o un correo electrónico en el que recibe la explicación y cómo puede llevar a cabo el pago fraccionado. En caso de que sean solo una o dos las facturas que llegan con retraso, también se permite el pago fraccionado si así lo solicita el cliente. Esta práctica no supone ningún recargo.

Desde la compañía eléctrica, que no ha facilitado el número de clientes afectados en Balears, aseguran que se trata de un porcentaje «más bien pequeño». Asimismo, trabajan desde hace meses para regularizar esta situación. «Se emiten facturas a diario», indican. El motivo por el que se han producido estas demoras es que debido a los cambios normativos se han tenido que adaptar los sistemas informáticos tanto de la comercializadora –que emite las facturas– como de la distribuidora –encargada de la lectura del consumo energético–. El principal cambio legislativo entró en vigor el pasado 1 de junio, con el nuevo sistema tarifario por la modificación de los peajes. Esto ya supuso un primer cambio que provocó retrasos en la emisión de las facturas. Desde entonces, se han tenido que introducir nuevas adaptaciones, como la rebaja del IVA aprobada por el Gobierno para paliar el fuerte incremento del precio de la electricidad.

Inquietud

Por tanto, al tratarse de recibos de un importe considerable, su demora ha generado inquietud entre los afectados. En cualquier caso, desde Endesa puntualizan que los retrasos no llegarán de forma acumulada en una sola factura, sino que se emitirán las mismas que se han dejado de enviar en el correspondiente momento.