La Conselleria d’Educació también apuesta por la ventilación de las aulas, lo que se añade a la instalación de filtros y purificadores de aire y de medidores de CO2. | JOSEP BAGUR GOMILA

0

La Conselleria d’Educació i Formació Professional ha duplicado el equipo de docentes para sustituciones rápidas en previsión de los efectos de la actual expansión de contagios de la COVID-19, pasando de 30 maestros a principio de curso a 60 a partir del segundo trimestre, que ahora se inicia. Este grupo de docentes está destinado únicamente a sustituciones en las etapas de Infantil y Primaria, mientras que las de Secundaria siguen otra vía.

Así lo explicó este martes el conseller, Martí March, quien compareció ante los medios junto a su homóloga de Salut, Patricia Gómez, tras la reunión telemática entre el Gobierno    central y las comunidades autónomas para tratar la vuelta a las aulas, el próximo 10 de enero, después de las vacaciones navideñas. Cabe recordar que el equipo de sustituciones rápidas contaba en el curso pasado con un centenar de docentes, pero March precisó que «en ese momento no había vacunaciones. Ahora contamos con un 90 % de docentes vacunados. En cualquier caso, si es necesario incrementar los 60 maestros disponibles para sustituciones, lo haremos».

Noticias relacionadas

Tanto la reunión del Gobierno con las comunidades como la voluntad de la propia Conselleria apuntan a que el 10 de enero, el próximo lunes, las clases se reinicien con total normalidad,    es decir, un retorno presencial. Sin embargo, se han adoptado nuevas medidas para garantizar precisamente la presencialidad, si bien algunas de ellas no pasan de ser recomendaciones. La primera medida prevé que, a partir de 3º de la ESO, se incrementará la distancia en las aulas, cuando sea posible, a 1,5 metros. Se descarta que para conseguir ese objetivo se aplique la semipresencialidad. March señaló que «si no es posible mantener esa distancia, la Conselleria y el centro afectado estudiarán posibles soluciones».

También se han actualizado los síntomas compatibles con la COVID-19 en función de las nuevas variantes: fatiga, irritación de garganta, dolor de cabeza, molestias musculares, secreción nasal, estornudos, lumbalgia, sudores nocturnos, náuseas, pérdida de cabello, conjuntivitis, tos, fiebre y ligera pérdida del olfato y el gusto. Se pide    las familias que no lleven los niños a la escuela con síntomas compatibles. Como recomendaciones, están la toma de temperatura a cualquier persona que acceda a un centro escolar -no se pueden superar los 37,5ºC- y el uso de la mascarilla FFP2 o equivalente para el profesorado de Infantil, Educación Especial, especialistas y auxiliares técnicos educativos. Sí se prohiben todas las actividades extraescolares que incluyan pernoctaciones.