El ‘virot petit’. | Redacción Local

1

La Comissió de Medi Ambient de les Illes Balears, dependiente de la Conselleria homónima, ha presentado al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico su respuesta a la consulta efectuada por el departamento estatal sobre la Evaluación Ambiental del Plan Director de la Red de Áreas Marinas Protegidas de España. Entre otras consideraciones, la comisión propone un proyecto integral de protección para el virot petit (Puffinus mauretanicus, pardela balear en castellano), susceptible de financiación estatal al ser la única ave marina endémica en España.

La comisión señala que «consideramos el proyecto una prioridad de actuación en materia de conservación de la biodiversidad al ser una especie en peligro crítico de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Debido a su ciclo vital y su problemática, la protección prioritaria deberá ser abordada a escala de la red de espacios marinos protegidos, pues abarca diferentes territorios y áreas marinas de los estados español y francés, y las amenazas deben tratarse de manera integral».

Respecto a las actividades y usos compatibles con la conservación del virot petit, la entidad autonómica propone la inclusión de funcionarios técnicos con formación específica (biología, ciencias del mar, ciencias ambientales o veterinarios) en la tripulación de los barcos de pesca de forma preceptiva o reglamentaria para el control exhaustivo de su actividad y la recogida de datos científicos, pues la especie se ve sometida a la captura accidental en diversas artes de pesca.

También se apunta el control de la depredación de aves marinas en las colonias de cría por parte de gatos y ratas, y la inversión en los equipos científicos que realizan investigaciones sobre la especie en Balears y en otras comunidades y países. Igualmente, la Comissió de Medi Ambient pide al ministerio que «se reconsidere la planificación estatal de energías eólicas marinas en Menorca que afecten al recorrido de la especie en su migración hacia el Atlántico». En Balears, las colonias del virot petit se pueden encontrar en los espacios marinos de Formentera y sur de Eivissa (zonas de cría más importantes del mundo), resto de Eivissa, sur de Mallorca y Cabrera, poniente de Mallorca (cerca del 25 % de la población reproductora global), norte de Mallorca (área de alimentación) y casi toda Menorca.