Vicenç Thomas ha recibido a los miembros de la Sindicatura de Cuentas. | Twitter: @ParlamentIB

0

El Servei de Salut de Balears incumple sistemáticamente la legalidad, en 2019 tuvo un agujero de 200 millones en sus cuentas, que trató de tapar con métodos que la ley solo permite para circunstancias excepcionales, y pagó a sus empleados más de lo que marca la ley estatal. Son las conclusiones del informe de la Sindicatura de Comptes relativas a la cuenta general de la Comunitat del año 2019.

El informe es una reiteración de denuncias sobre incumplimientos que se repiten cada año. La Sindicatura reprocha al IB-Salut que recurra por sistema a procedimientos extraordinarios en contrataciones y compras que se repiten cada año y que, en consecuencia, deberían estar perfectamente programadas.

El argumento reiterado por el IB-Salut en sus alegaciones es que no le queda más remedio que recurrir a este sistema por falta de presupuesto, pero el informe de la Sindicatura precisa que, en realidad, los incumplimientos legales responden a una gestión deficiente de los responsables del servicio.

Problema recurrente
Tras la presentación del informe en el Parlament, el síndic Joan Rosselló reiteró que se trata de un problema «recurrente» desde hace años, lo que genera un desequilibrio que, en el año 2019, fue de esos 200 millones de euros. Rosselló se preguntó si ese reiterado aumento del gasto por encima de los ingresos en cada ejercicio «es sostenible».

El documento entregado ayer en el Parlament también fiscaliza las cuentas de la administración general de la Comunitat durante el año 2019. También aquí figura un reproche al Govern que se repite desde hace años, en este caso en relación con la masa salarial de los empleados públicos de Balears. La Sindicatura de Comptes vuelve a denunciar que los funcionarios cobraron en el año 2019 un total de 1,26 millones de euros en sobresueldos que no cumplían la legislación. Por ejemplo, la Sindicatura asegura que el aumento de la masa salarial fue del 2,41 % en el año 2019, cuando el máximo legal permitido era del 1 %. En el caso del IB-Salut, el aumento fue aún mayor y superó el 3 %.

La deuda
El informe también alerta de los altísimos niveles de deuda de la Comunitat y lamenta que el Govern no hubiera aprovechado los años de bonanza económica y de aumento de los ingresos para amortizar parte del dinero que debe al Gobierno central y a los bancos. El documento alerta de que la carga de la deuda de la Comunitat puede ser excesiva si no se controla.