El exdiputado de Cs Maxo Benalal. | PARLAMENT IB

0

La Oficina de Prevención y Lucha contra la Corrupción de Baleares ha emitido una resolución en la que constata por parte de un diputado del Parlament «irregularidades no puntuales y de cuantía significativa» en relación al cobro de las dietas. Aunque la resolución, difundida por la Cámara autonómica este miércoles, no contiene datos personales, fuentes cercanas al caso han indicado a Europa Press que se trataría del exdiputado de Cs Maxo Benalal, que desde septiembre es diputado no adscrito. En este caso, según han señalado en la nota, el Parlament ya ha realizado las actuaciones correspondientes para restituir a los fondos públicos los importes «indebidamente cobrados». Por otra parte, el Parlament ha informado de que la Oficina ha archivado otras denuncias presentadas sobre la posible gestión irregular del cobro y justificación de dietas.

El Parlament ha señalado que de la revisión llevada a cabo por la Oficina no se desprenden más indicios constitutivos de actuaciones irregulares en relación al cobro de dietas en el periodo revisado que puedan afectar a los intereses generales o a la gestión de los fondos públicos. Según la información difundida por la Cámara autonómica, de los trabajos efectuados en fase de evaluación previa de verosimilitud se constata que ha habido errores puntuales en el cálculo de dietas de determinados parlamentarios, en los que se podrían haber producido en el caso de dos parlamentarios, errores de transcripción, ya que la Oficina ha comprobado que se imputan menos actos de los que corresponden y no se han percibido más importes de los que podrían corresponder. En otro caso, han añadido, la Oficina considera que el Parlament debe regularizar dos asistencias. Asimismo, en estos casos, Anticorrupción recomienda que la Intervención revise y enmiende estas incidencias si es necesario. Maxo Benalal fue expulsado de Cs en mayo tras la polémica por la maniobra junto a otros dos diputados de la formación naranja para retirar a Patricia Guasp la portavocía, así como por la investigación en la que se vio envuelto en relación al cobro de las dietas.

A pesar de haber sido expulsado del partido, Benalal sigue como diputado no adscrito, aunque en septiembre su grupo parlamentario también aprobó su expulsión, lo que derivó en su salida de la Mesa. Por otra parte, en febrero del año pasado, la Oficina de Prevención y Lucha contra la Corrupción recibió una denuncia anónima sobre presuntas irregularidades en el cobro de dietas por parte de algunos diputados del Parlament.