La subida en las matriculaciones de embarcaciones destinadas al alquiler es la nota más positiva en un primer trimestre. | R.L.

0

El sector náutico de las Islas encara el inicio de la temporada turística con visos de ratificar las buenas previsiones. Por lo pronto, la comunidad balear lidera el crecimiento en el mercado del chárter, con el mayor número de matriculaciones en embarcaciones de recreo destinadas al alquiler en los tres primeros meses del año.

De esta manera, Balears ha registrado un total de 104 matriculaciones de enero a marzo, lo que supone el 30 % del total nacional de las embarcaciones y un crecimiento del 28 % respecto a las registradas en la comunidad en el mismo periodo del año pasado. Dicho de otra manera: de cada diez embarcaciones destinadas al alquiler matriculadas en España (344 unidades en total), tres son de las Islas.

Este crecimiento confirma la tendencia al alza que ya se venía vaticinando al observar las matriculaciones registradas ya durante los meses de invierno. De hecho, el crecimiento balear en este sector se encuentra hasta 12 puntos por encima del crecimiento medio nacional, de un 16%.
Desde la Asociación de Empresas Náuticas de las Islas Baleares (AENIB) valoran estos datos de manera muy positiva, ya que indican que el sector náutico está saliendo airoso de los efectos colaterales de la guerra en Ucrania, un conflicto que está golpeando fuertemente a todo el sector industrial.

Las buenas perspectivas de cara a la temporada turística, no obstante, deben confirmarse a lo largo de los próximos meses con las reservas, tal y como advierte el propio presidente de AENIB, Jaume Vaquer. Con todo, éste concede que las expectativas del sector siguen al alza tras estos últimos datos, por lo que confía en que el verano confirme la recuperación con cifras alineadas con la época prepandémica e incluso superiores.

De hecho, desde la asociación se considera que «la náutica y todo su abanico de actividades de ocio de calidad se han instalado entre las opciones elegidas por los ciudadanos para disfrutar de su tiempo libre y se espera que se mantenga de esta manera en la próxima temporada estival». Asimismo, la crisis logística derivada de los problemas de suministros -ya muy presentes antes del estallido de la guerra- sigue azotando a parte del sector, concretamente a las motos de agua y ciertos segmentos de barcos a motor.

En el caso de las motos acuáticas, se trata del caso más sangrante con un descenso del 24 % en las matriculaciones. Por contra, los veleros mantienen una buena tendencia con un crecimiento de hasta el 6,5 %, lo cual ratifica el cambio de tendencia que se venía observando en los últimos años y que el sector achaca a un cambio de mentalidad reorientado hacia la sostenibilidad.