Llegada de la comitiva europea para la investigación de los menores tutelados. | miquel a. canellas

0

El presidente de la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, el eurodiputado alemán del grupo popular Peter Jahr, ha anunciado que la delegación que se ha desplazado a Mallorca para analizar la explotación infantil de menores tutelados tendrá conclusiones y recomendaciones en tres meses. Jahr ha explicado que dentro de tres meses darán un informe de conclusiones y recomendaciones con toda la información recibida estos días, según informa Efe. «Primero hay que proceder a valoraciones, dejar reposar la información y reflexionar sobre ella», ha dicho en una rueda de prensa. Ha advertido de que, dado que los eurodiputados de la misión (5 titulares y 4 que acompañan) son de distintos grupos políticos «habrá valoraciones que tendrán alguna controversia sin duda», y como «habrá algunas cuestiones controvertidas», sus comentarios de este martes son «breves informaciones, pero no es todavía la declaración oficial de esta comisión». Entre esas cuestiones controvertidas ha puesto como ejemplo que los expertos no han dado una opinión unánime sobre la existencia o no de una red organizada y hay divergencias al respecto. Ha recalcado que el punto de partida es que existe «un buen consenso en Europa» de que «nadie desea que exista la explotación sexual de menores tampoco en situación de tutela». «Hay que plantearse cómo conseguir que sea una realidad», ha reivindicado.

«Hace falta más financiación, dinero, más infraestructuras. Cuanto más cerca estamos de la bases más nos dicen que por favor les quitemos la burocracia, que dejemos de mover papel», ha explicado. Y en relación con las instituciones, ha recalcado que «lo importante es que nadie tenga que estar esperando al otro; todos dicen que quieren mejorar la cooperación, porque nadie dice que todo funcione bien al cien por cien». «En el caso de la explotación de menores que en parte se encuentran tuteladas, es algo que nos duele mucho a todos y en cualquier caso diría que eso ya son buenas noticias», ha concluido. «Tenemos que buscar soluciones entre todos, queda claro que hay algunas cosas que se pueden mejorar», ha afirmado. El presidente de la misión ha apelado a sus colegas y también a las eurodiputadas acompañantes y a la presidenta de la comisión de Peticiones, la española del grupo popular Dolors Montserrat, y a las españolas miembros no oficiales de la delegación porque «cuanto mayor sea en consenso, más fuerza va a tener el informe». «Si conseguimos mayoría política vamos a conseguir más poder para cambiar la realidades», ha insistido. «Queremos influir de manera positiva», ha afirmado. «Tenemos muy claro que de nada sirve que estemos peleando por quién tiene la competencia de cada una de las cosas, no podemos pelearnos por las burocracias y ahogarnos en los diferentes procesos burocráticos», ha añadido.

En relación a ese reparto de competencias ha dicho que le ha sorprendido «lo ordenadas que están las competencias», que le ha recordado a Alemania, pero ha advertido: «Luego está la realidad, la manera que tenemos de que se comuniquen los centros de menores, trabajen mejor con la policía, la fiscalía, la oficina competente de los menores...». «Pero a veces en Alemania las competencias son los obstáculos que nos encontramos y que hacen que al final no se haga nada», ha precisado. Ha explicado que los cinco miembros de la misión presentarán un proyecto de informe, en el que puede haber voto minoritario y tendrán que defenderlo dentro de la comisión de peticiones que son los que tendrán que aprobar por mayoría el informe final. Los grupos podrán plantear alegaciones. "Somos los 'curritos' de la comisión de Peticiones y vamos a tener que defenderlo para que el informe sea importante porque lo que queremos es que el informe haga que las cosas avancen.

A veces los informes tardan hasta un año, esperemos que en este caso podamos llegar a los tres meses«, ha añadido. Sobre las críticas del Govern y de la eurodiputada socialista Alícia Homs de que la misión es partidista, Jahr ha defendido el papel de la misión de »estudiar los hechos«. »Eso es lo que vamos a intentar volcar en el informe, a ser posible con unanimidad«, ha insistido. Ha defendido que »quizá la comisión de peticiones es la comisión menos política de todas porque es la que tiene que reaccionar a las demandas de los ciudadanos". La delegación de la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que analiza varias denuncias sobre supuestos casos de abusos sexuales a menores tuteladas por la administración en Mallorca ha finalizado este martes sus trabajos, que han durado dos jornadas, tras nueve reuniones con una veintena de personas.

El lunes se reunieron con los tres peticionarios que han solicitado la investigación -Carmen Cordón, José Luis Sánchez y Margalida Vicens-, con dos madres de víctimas, tres periodistas y con la presidenta del Govern, Francina Armengol y la consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago. El martes se han reunido con la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, y responsables del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales; representantes de las comisiones de expertos y políticos que estudiaron la situación; el titular actual de la Oficina Balear de la Infancia y la Adolescencia y su antecesor; el fiscal de Menores, José Díaz Capa; y agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Después de todos estos encuentros, la comisión ha visitado el centro de la Fundación Nazaret, una entidad que trabaja con menores en riesgo de exclusión social. La delegación de la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo la preside el eurodiputado alemán del grupo Popular Europeo Peter Jahr y la completan Manuel Pizarro, portugués del grupo Socialistas y Demócratas; Ramona Srugariu, de Rumanía, integrada en el grupo Renew; Rosa D'Amato, eurodiputada italiana de los Verdes, y Kosma Zlotowski, polaca, miembro de Conservadores y Reformistas Europeos. Les acompañan los eurodiputados españoles Rosa Estaràs (PP), Alicia Homs (PSOE), Maite Pagazaurtundúa (Coalición por una Europa Solidaria) y Jorge Buxadé (Vox). Justo antes de que empezaran estas jornadas, la Policía Nacional informó este domingo de que la semana pasada detuvieron por corrupción de menores, abusos y provocación sexual a dos hombres y una menor, en una investigación iniciada en 2019 a partir de una denuncia del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) por la desaparición de una chica de un centro de tutela y por comportamientos delictivos por parte de terceras personas. Desde julio de 2019 ha habido 37 detenciones por corrupción de menores en Mallorca. Solo desde el pasado septiembre se han producido más de una veintena.