Transportistas frente unos camiones. | Alejandro García

0

La asamblea general de la Federación Empresarial Balear de Transporte (FEBT) reclamó ayer al Govern una política de transporte más activa para solventar los problemas logísticos que padece este sector en todas las Islas. Así lo puso de manifiesto el presidente de la FEBT, Rafael Roig, en su intervención ante la presencia del conseller Josep Marí y de la presidenta del Govern, Francina Armengol, y remarcó    que la actual escalada del precio del combustible y de todas las materias primas relacionadas con este sector «es inasumible».

Roig agradeció el diálogo con la administración autonómica, pero incidió en la necesidad de que se aceleren todos los trámites para que las ayudas a los transportistas de mercancías, especialmente, «lleguen cuanto antes». La patronal exigió, además, a la Federació d’Entitats Locals de les Illes Balears (FELIB) una reivindicación histórica: «Pedimos una zona de descarga de mercancías en todos los municipios de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera para autocares y camiones».

El presidente de la patronal recordó a la mayor parte de los consistorios de las Islas «la necesidad urgente de que adopten medidas encaminadas a abaratar las tasas, como la de basuras; e impuestos, como el de matriculación, de circulación y los IBIS de las instalaciones de transportes, ya que hasta la fecha no hemos obtenido respuesta alguna en este sentido».

En cuanto a los fondos europeos Next Generation, Roig señaló que estaría bien disponer de ellos para la mejora de la infraestructura viaria de las Islas, de ahí que lanzó un mensaje claro al Govern de que no dejen fuera al sector del transporte en este reparto de fondos comunitarios. Asimismo, insistió en otra prioridad para el sector: «Es vital apostar por la formación de nuevos conductores profesionales, así como en profesionales de la mecánica. Faltan en Balears entre 300 y 400 chóferes profesionales entre mercancías y transporte discrecional».