Imagen de archivo de una piscina de bolas de un parque infantil. | Efe

0

Un juzgado de lo Penal de Palma ha condenado a un joven, de 21 años y nacionalidad dominicana, al pago de una multa de 2.160 euros por abusar sexualmente de una empleada de un conocido chiquipark de la capital balear el pasado año. El procesado reconoció los hechos ante la magistrada y aceptó la pena impuesta, a la que se llegó tras un acuerdo de conformidad entre las partes antes de la vista. Además de la condena en forma de sanción económica el acusado tendrá que indemnizar a la víctima con 300 euros por los daños morales.

Los hechos se remontan a las 21.15 horas del 22 de mayo de hace ahora un año. Durante la celebración de un cumpleaños infantil en un local ubicado en el centro de Palma, uno de los asistentes tocó el trasero a una empleada. Esta le recriminó la acción, pero siguió con sus labores. Cuando parecía que el incidente iba a acabar ahí, quince minutos después el mismo joven le manoseó la zona genital.

La chica denunció los hechos ante la Policía Nacional, que inició una investigación y detuvo al sospechoso dos semanas después de lo ocurrido. El joven, tras declararse culpable de un delito de abusos sexuales al reconocer lo ocurrido, conoció su castigo. La jueza dictó sentencia ‘in voce’ en el mismo acto.