Un agente de la Guardica Civil. | EUROPA PRESS - Archivo

1

Baleares contará este verano con 386 efectivos más de la Guardia Civil «a modo de refuerzo en materia de seguridad ciudadana y para atender el incremento poblacional de los meses estivales» en las Islas.

«A sabiendas de la afluencia de turistas en el archipiélago, vamos a disponer de refuerzos este verano de manera muy contundente», ha destacado en una rueda de prensa en Palma la directora general de la Guardia Civil, María Gámez.

En concreto, se trata de 99 profesionales que tendrían que desplazarse a otras zonas del país y se mantendrán hasta octubre en Baleares, además de otros 170 en prácticas y 41 especialistas para apoyos específicos.

Asimismo, se ha elaborado un plan operativo de alto impacto con 76 componentes de la Guardia Civil «para trabajar en zonas específicas donde se están produciendo de manera notoria delitos contra la libertad sexual y atender cuestiones de seguridad».

En este sentido, el plan incluirá formación específica sobre este tipo de delitos, un tríptico a modo de «guía rápida» para responder a estas situaciones, una campaña sobre la sumisión química y la elaboración de perfiles específicos de agresores y víctimas «para tratar de manera especializada este tipo de delincuencia», así como la activación de la aplicación 'AlertCops', entre otras cuestiones.

Por otro lado, se mantendrán las estructuras tradicionales que acompasan estas «necesidades» en el archipiélago, como son las patrullas mixtas. Así, Baleares contará este verano con 11 efectivos de policía alemana, italiana y francesa, que desde junio estarán en Mallorca e Ibiza.

«La Guardia Civil se ha prestado para este verano que ya tenemos a las puertas y a sabiendas de que será especialmente intenso, adelantándonos para proteger una de las industrias más poderosas del país y combatir delitos específicos contra las mujeres», ha subrayado la directora general.

ACUERDOS PARA SOLUCIONAR EL «PROBLEMA» DE LA VIVIENDA

Preguntada por el problema de la vivienda en Baleares, Gámez ha reconocido que es una cuestión que «afecta a todos los funcionarios públicos del Estado».

En este sentido, ha asegurado que están tratando de «buscar acuerdos puntuales con otras instituciones, como los consells insulares, para poner a su disposición viviendas y que sea más fácil la captación de guardias civiles que quieran servir en las Islas o, al menos, que lo hagan con menos sacrificio económico».

Así, ha adelantado que próximamente presentará en Ibiza un acuerdo para que el Consell ponga a disposición más de una decena de viviendas para la Guardia Civil. «Estudiamos toda una serie de instrumentos, no solo económicos, para hacer más atractiva la petición de destino de esta zona y aliviar carencias», ha concluido la directora general.