Vistas generales de la ciudad de Ibiza. | Archivo

0

¿Cuántas viviendas vacías hay en Baleares en plena crisis de demanda de pisos para clases medias y de emergencia habitacional en la Comunitat? Es una de las grandes preguntas que también se hacen las administraciones públicas porque el último dato oficial es del censo de 2011, que se presentó en 2013. Según esta cifra, en Balears había en ese momento 71.255 viviendas vacías.

La cifra real está, casi con toda seguridad, muy lejos de ese dato porque todos los expertos están convencidos de que la cifra ha ido a la baja por varias razones, entre ellas que muchas de estas viviendas que estaban vacías ahora se alquilan a turistas. Pero también se debe a que la población de las Islas ha aumentado de forma sensible desde que se hizo el último censo: hay 100.000 personas más viviendo en Balears que entonces, pero el parque de viviendas apenas ha crecido en 15.000 nuevos hogares.

Podemos presiona

El Govern ya comenzó un primer estudio para calcular el parque de viviendas vacías en la época en que Marc Pons era conseller d’Habitatge, pero el estudio no se llegó a cerrar.

Podemos exige de nuevo a sus socios que se haga este estudio y que se adopten medidas para que estas viviendas salgan al mercado y permitan relajar en parte la subida de los precios de alquiler. Podemos ha iniciado una ofensiva para que se castigue fiscalmente a los propietarios de pisos desocupados. Apela a la ley de vivienda de Balears, que estipula que una vivienda vacía no cumple la función social que se le atribuye y recuerda que esa idea sostiene jurídicamente la posibilidad de expropiar el uso de las viviendas vacías a los grandes tenedores.

El Govern cree que el número de viviendas es inferior al que apunta el censo y señala que el porcentaje de pisos desocupados ha ido disminuyendo a lo largo de los años. En 2001, por ejemplo, había en las Islas 85.535 viviendas desocupadas para un parque total de 501.840 inmuebles. Diez años más tarde, el número inmuebles totales había crecido hasta los 586.709 mientras que los pisos vacías había caído a 71.255.

El censo también apunta que en las Islas había 85.717 segundas residencias, lo que implica que las viviendas desocupadas y las secundarias sumaban el 26,7 % de las totales.