Negueruela ha remarcado el crecimiento económico, la bajada del desempleo y los precios al alza. | Efe

0

El buen momento de la economía balear legitima la subida de salarios. Así lo considera el Govern Balear, quien por boca de su conseller de Model Econòmic, Turisme i Treball, Iago Negueruela, ha abogado por un incremento salarial con el que la clase trabajadora pueda hacer frente a la inflación actual, especialmente después de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), los cuales han dejado el segundo trimestre del año con más ocupación de la historia y el tercero en términos absolutos (solo por detrás de los terceros trimestres de 2018 y 2019), con un balance de 612.400 personas ocupadas. Lo cual augura un tercer trimestre del año llamado a pulverizar toda las estadísticas en cuestión de empleo.

Son tres los elementos del panorama actual que, según Negueruela, justifican esa subida salarial: crecimiento económico, bajada del desempleo y precios al alza. El conseller ha subrayado que no le corresponde al Govern determinar ni cómo ni de cuánto ha de ser el incremento salarial, aunque sí se muestra partidario de que supere la media estatal, puesto que «nuestra situación y la de la península son muy diferentes porque aquí el crecimiento es mucho más fuerte». Por ello, la situación «sí que da para que la media salarial balear crezca por encima de la estatal». Baleares es la comunidad donde ha crecido más el empleo y de hecho, uno de cada cinco puestos de trabajo creados en España en este segundo trimestre ha sido en las Islas.

Con respecto al convenio de hostelería, con una propuesta de subida salarial del 10 % por parte de los sindicatos, el conseller considera que «todavía hay margen» para negociar de aquí a marzo. «No hay que precipitarse, ni por la parte sindical ni por la empresarial, creo que no hay que salir a decir según qué cosas... Hay que ver cómo finaliza el IPC, etc». Tirando de símiles deportivos, Negueruela ha opinado que «todavía estamos en la previa del partido». Eso sí, ha reivindicado el papel de mediador del Govern al señalar que «nuestro deber es mediar para que no haya conflicto» y que parte de su trabajo consiste en «interlocutar con los agentes sociales en todo momento».