La delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, junto con la consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido. | Europa Press

1

La delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, ha aseverado, este viernes, que ningún pinchazo investigado en Baleares ha derivado en un caso de sumisión química o delito posterior.

En declaraciones a los medios tras la reunión con el Govern y las fuerzas y seguridad del Estado para analizar este asunto, Calvo ha asegurado que "a día de hoy no existe ninguna asociación entre el pinchazo y un abuso sexual u otro delito a partir de la anulación de la voluntad de la persona".

"No tenemos ningún caso nuevo de pinchazos en Baleares", ha subrayado, para detallar que se siguen investigando siete casos en las Islas, seis por parte de la Guardia Civil y uno por la Policía Nacional. Además, seis han sido a mujeres y uno a un hombre.

En este sentido, ha aclarado que no han aumentado los casos denunciados ni investigados en las Islas por pinchazos y "en ninguno" ha habido esta asociación. "Lo que sí sabemos es que si una persona tiene la sensación que le han pinchado, debe dirigirse a urgencias hospitalarias y que se le pueda practicar la analítica correspondiente", ha afirmado.

Calvo ha recordado "lo fundamental" es denunciar ante Guardia Civil o Policía Nacional porque es "importantísimo que se pongan estos hechos en conocimiento" para así iniciar la investigación de lo ocurrido.

"Estamos en una situación en la que tenemos una gran ventaja y es la coordinación institucional", ha resaltado la delegada del Gobierno en Baleares, quien ha subrayado "la capacidad" de las fuerzas de seguridad para "investigar, atender y reacción pública" ante posibles pinchazos a mujeres.

En cuanto al posible perfil de los agresores, Calvo ha insistido en que las investigaciones "siguen su curso y no hay ninguna novedad" al respecto, aunque ha matizado que "independientemente de que haya denuncia o no, hay investigación".

Por eso motivo, ha lanzado una llamada al conjunto de la sociedad: "Si alguna persona sabe algo, le han dicho o ha visto, lo debe poner en conocimiento de las fuerzas de seguridad". Además, ha precisado que el pinchazo "por sí mismo ya es un delito" por lo tanto se debe denunciar. "Eso no se puede hacer, es un delito".

"Las mujeres deben hacer su vida normal"

A continuación, la consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido, ha lanzado un mensaje de tranquilidad y ha insistido en que las mujeres "deben hacer su vida normal". "No se deben sentir atemorizadas por estos hechos y deben tener el ocio que tenían previsto", ha afirmado.

"Si por mala suerte se sienten mal, sienten que le han puesto algo en la bebida, le han pinchado o están mareadas, deben buscar la ayuda de las fuerzas y cuerpos de seguridad", ha expresado Garrido, a la vez que ha abundado en que las mujeres "deben saber que están seguras y las acompañaremos ante cualquier tipo de necesidad".

Para acabar, ha avanzado que este lunes tendrá lugar la reunión con los ayuntamientos para coordinar la acción ante este problema.