0

Aunque fue el lunes cuando los estudiantes de 5º de Primaria de Can Bonet inauguraron la Setmana del Mar 2017 que organiza el Club Nàutic de Sant Antoni, ayer era sin duda el día más esperado por todos ellos: su embarque para navegar, comer y dormir en alta mar.

Por ello, todos se presentaron con puntualidad a las 09.30 horas en la entrada de Es Nàutic vestidos con abrigos y gorros de lana y cargados con mochilas, sacos de dormir y toneladas de nervios e ilusión. No en vano, entre los participantes hay quien debuta en esto de subirse a un barco y quien tiene amplia experiencia en alta mar, como David Ribas, que lleva cuatro años navegando en un optimist, o Inés Marí, que lleva haciéndose a la mar y «viendo todo tipo de peces y plantas marinas desde hace tres años».

Sin embargo, entre los que no tienen experiencia la emoción se imponía a los nervios. «Hemos aprendido mucho en los talleres de nudos y en las excursiones al Aquarium de Cap Blanc, donde dimos de comer a los animales, pero lo realmente divertido empieza hoy, cuando montemos en barco junto a nuestros amigos», explicaron cuatro intrépidas marineras: Maya Mena, Lucía Costa, Lucía Pérez o Marta Lozano.

Lo cierto es que todos tenían mucha prisa por embarcar y por eso las necesarias explicaciones de los monitores que les acompañarán a más de uno se le hicieron más largas de lo normal. Y es que, tras unos días en los que las condiciones climatológicas han hecho variar el programa haciendo que primero visiten el acuario, Ses Salines o la Torre de la Sal Rossa, donde participaron en una animada búsqueda del tesoro, y los talleres en las instalaciones del club, lo que más gusta a los niños son estas jornadas de convivencia a bordo en las que, entre otras cosas, visitarán la isla de Sa Conillera y el Parque Natural de Ses Salines. Un privilegio que sólo tienen los escolares de la isla de Ibiza y que culmina con una gran fiesta de despedida en la última jornada y con la firma por parte de cada uno de ellos del diploma que les acredita personalmente como Guardianes del Planeta, comprometiéndose a cuidar la naturaleza y los mares.

APUNTE

El concurso más numeroso de su historia

El 20 de diciembre se celebró el concurso de acceso más numeroso en la Setmana del Mar con 36 grupos de 25 colegios. Entre ellos, tras varios años sin participar estaba Can Bonet quien presentó a Flabellina ballerina, una mascota inspirada en una Flabellina Affinis, un nudibranquio muy común rosa, malva o violeta de entre 3,5 y 5 centímetros que es muy fácil de observar todo el año entre los 5 y los 20 metros de profundidad.