21

El año pasado 133.181 turistas visitaron las Illes Balears procedentes de Rusia. El turismo de esta nacionalidad está en alza y da una imagen de grandes compras y lujo. Sin embargo, si bien es cierto que el turismo ruso se ha incrementado un 605% en los últimos diez años (ver gráfico adjunto) también cabe destacar que la mitad de este tipo de turistas son de clase media.

Así al menos lo asegura el doctor en Economía Aplicada y codirector de la empresa Regio Plus, Jaume Garau, que ha realizado un detallado estudio sobre el perfil de ciudadano ruso que visita Catalunya y también Balears. De este informe se desprende que la mitad de los turistas declaran tener unos ingresos inferiores a los 41.000 rublos, lo que hoy serían unos 825 euros. Cabe señalar que dicho estudio se finalizó el octubre de 2013, con lo que la media salarial que toman como referente los analistas son 940 euros, ya que el estado de la economía del país y la crisis de Crimea ha provocado una importante devaluación de la moneda rusa y la consecuente paralización provisional de reservas turísticas.

Así pues, con crisis o sin ella, la mitad de los turistas que viajan a Balears se encasillaría en lo que conocemos popularmente como ‘mileurista’. Aun así, Garau destaca que hay que tener en cuenta otro sector de turistas de esta nacionalidad con un nivel económico mucho más elevado y que con sus compras sube la media del gasto realizado en destino. Es decir, habría un sector con un potencial económico elevado y otro que, aunque de clase media, también realiza un importante gasto turístico.

Según el estudio de Regio Plus, el turista ruso gasta una media de 125 euros por día, lo que supondría un total de 1.059 euros por viaje y persona. Este gasto es mucho mayor que la media de turistas de otras nacionalidades como la británica (93 euros de media), alemanes (98 euros) o franceses (80 euros). Esta cifra difiere de la que dio a conocer el pasado miércoles la Federación Hotelera de Mallorca y que sitúa el gasto de turismo ruso en 140 euros de media y que sitúa también la estancia media en 10,6 noches, un 7,83% inferior a 2012.

SIN DEUDA. Ambos informes coinciden en que el ciudadano ruso es la nacionalidad que gasta más como turista. Pero ¿cómo se explica que el turista ruso sea el que más gasta, si en realidad la mitad dice tener un sueldo que no llega a los mil euros, como apunta Regio Plus. La respuesta la da el director comercial de Tez Tour España, Eugenio Vasiliev, quien asegura que los ciudadanos rusos no tienen endeudamiento privado. “No tienen hipotecas o créditos porque, por ejemplo, la mayoría no ha tenido que pagar la vivienda ya que con la caída del comunismo se quedaron con las casas. Así, cuando llegan a España, vienen con unos ahorros y los gastan. La prueba la tenemos en que el turismo ruso es el que gasta más en destino”, dice. Sobre las previsiones para esta temporada, el director comercial de Tez Tour se muestra prudente, a la espera de cómo se resuelve el conflicto de Crimea. “Será una temporada difícil, como también lo fue la pasada cuando tuvimos que bajar los márgenes de los paquetes turísticos”, dice. Vasiliev explica que el ciudadano ruso, como cualquier turista, es susceptible a los factores externos como pueden ser los conflictos y más con la fuerte devaluación de su moneda.

CAÍDA DEL RUBLO. Precisamente si no cambia la tendencia de depreciación del rublo, este será uno de los principales problemas con los que se van a encontrar esta temporada los touroperadores que trabajan en Rusia para atraer turistas hacia España. Así también lo asegura Tom Peeters, director comercial NT Incoming del grupo Natalie Tours, principal touroperador ruso en España. Peeters explica que la devaluación, así como la actual situación económica en Rusia, puede causar un “gran impacto”. “Y si a esto le añadimos que los hoteleros han subido las tarifas hasta un 10%, pues resulta todavía más difícil poder atraer al cliente hacia España”. El responsable de Natalie Tours asegura que están a la espera de los resultados que puedan obtener esta semana en la Feria Turística de Moscú, “ya que este mercado es muy flexible y gran parte de las reservas se hacen los meses de mayo y abril”. Así, tocará esperar y confiar que “el parón de reservas actual se reactive”, matiza.
Sobre el nivel económico del turista, Peeters añade que los sueldos en Rusia son más bajos que en España y que lo que nosotros llamamos un muy buen sueldo equivale a unos 2.000 euros. “Esto es lo que se cobra en las grandes ciudades como Moscú o San Petersburgo”, dice. Precisamente, el responsable de Natalie Tours confirma que el turista que llega a Balears suele proceder de estas dos grandes ciudades por lo que “el nivel adquisitivo del turista ruso que viene a Balears sería uno superior al de turistas procedentes de otras ciudades de Rusia, y que sí viajan a Catalunya”, analiza.

GASTO. Touroperadores y analistas destacan la importancia de este tipo de turista para la oferta complementaria de Balears. “Quieren buena gastronomía, contratan una media de dos excursiones por viaje, además de demandar el conocido turismo de sol y playa”, añade Tom Peeters. El touroperador señala que si este año el turismo procedente de Rusia decae, quienes lo van a notar no serán los hoteleros “que van a llenar su plazas igualmente”, sino la llamada oferta complementaria: restaurantes, tiendas, etc... “Hay comercios que cuando llega un grupo de rusos, les alegra mucho”, bromea.

Así pues, todos coinciden en que, con más o menos poder adquisitivo, el ciudadano ruso es un turista de “calidad”. También así lo destaca el informe realizado por Jaume Garau y sus socios de Regio Plus cuando asegura que este tipo de cliente en general se aloja en hoteles de 4 o 5 estrellas y que además de disfrutar de la playa y el buen clima también está interesado en las visitas culturales.

Estos tres elementos (playa, clima y cultura) son los inputs que más valoran los encuestados del estudio. Por el contrario, aquello que lamentan más los turistas rusos es la falta de atención en su lengua propia. Un 48,7% destaca la falta de atención en ruso como grado de insatisfacción, seguido por el elevado nivel de precios (28,4%) y la dificultad para obtener el visado de entrada a España, con un 24,1% de quejas.

DESTINOS COMPETIDORES. Balears y Catalunya son algunos de los destinos de Mediterráneo en auge para el turista ruso. Pero tampoco hay que olvidar grandes competidores como son Turquía o Egipto. Ambos países lideran la demanda, y más esta temporada “que Egipto se está recuperando y ha lanzando ofertas hoteleras muy buenas con precios muy agresivos”, recalca Eugenio Vasilev.

El estudio de Regio Plus analiza las preferencias de destinos de este tipo de turistas que también visitan el Estado español. Dentro de los destinos más visitados encontramos Turquía e Italia. España se situaría en tercer lugar seguido de Grecia y Egipto (que tuvo un importante declive a causa del conflicto civil). En cambio, al preguntar a los turistas por los destinos “previstos o probables”, Italia desbanca a Turquía colocándose al frente del ránking seguida de España y Francia. “Vemos que hay una tendencia descendente de los dos destinos clásicos mientras que otros países como Italia, Francia o Reino Unido van en aumento”, explica Garau. Los destinos “competidores” para Balears son Italia, Francia, Grecia, la República Checa y Tailandia.

El perfil del turista que más gasto realiza en destino es, según el estudio, una persona mayor de 35 años que prefiere viajar en pareja o familia, con intención de regresar a nuestra comunidad o es repetidor, y con un mayor interés por el componente cultural. Sus estancias son más elevadas que la media.

El estudio de la Federación de Mallorca añade también que este tipo de turistas llega con paquetes vacacionales y que el motivo de viaje es, en un 97,6% de los casos, por razones de ocio.