Eines Menorca, un almacén para el campo

| | Mahón |

Valorar:
preload
De izquierda a derecha el equipo de Eines Menorca con Miguel Villalonga, Antonio Barber, Miquel Villalonga, Joan Villalonga, Antonia Oliver, Maria Garcia y Rafael Campos.

De izquierda a derecha el equipo de Eines Menorca con Miguel Villalonga, Antonio Barber, Miquel Villalonga, Joan Villalonga, Antonia Oliver, Maria Garcia y Rafael Campos.

Gemma Andreu

Con más de treinta años de trayectoria, Eines Menorca se ha convertido en un almacén de referencia para toda clase de maquinaria y accesorios relacionados con la obra pública, la horticultura, la agricultura o la hípica. Una empresa que ha sabido evolucionar y adaptarse a los cambios que ha vivido el sector especializándose como proveedor para los productores de vino o aceite y ofreciendo no solo la comercialización de los equipos, sino también un valioso taller de reparación como complemento añadido a su trabajo. La familia Villalonga Oliver, propietaria del negocio desde el año 2002, está al pie del cañón los 365 días al año con un equipo de siete personas y una cartera de 2.500 clientes que atender.

Eines Menorca Sociedad: Eines Menorca SL.
Fundación: 1986.
Propiedad: Familia Villalonga Oliver.
Objeto social: Maquinaria agrícola, obra pública y horticultura.
Empleados: 7.
Dirección: Binimaimut, 2 - POIMA - 07714 Maó.
Teléfono: 971 350 529.

Orígenes

Fue en 1986 cuando Miquel Villalonga y Rafael Bagur decidieron abrir un local para poder comercializar maquinaria agrícola. Empezaban realmente de cero, pero con la experiencia de Rafael de su trabajo relacionado con el campo. Encontraron un almacén de 750 metros en la zona industrial de Maó en el que dispusieron la tienda y al mismo tiempo un taller donde poder llevar a cabo reparaciones. «Nuestro propósito inicial era vender y reparar máquinas de distintas marcas para el campo, pero muy pronto nos dimos cuenta de que habría que mirar hacia otros sectores para hacer fructificar el negocio, como la obra pública o la jardinería», explica Miquel Villalonga, actual gerente de Eines Menorca. Salieron a vender por toda la isla con el objetivo de darse a conocer y convertirse en un referente para las distintas empresas de construcción, los agricultores y ganaderos, así como aquellos que se dedicaban a la horticultura.

Eines Menorca
Disponen de una amplia exposición de máquinas para obra pública que comercializan y reparan.

Para reforzar su posición, trataron de buscar marcas sólidas de referencia en el mercado y en 1990 se convirtieron en concesionario oficial de tractores de la marca Pasquali, equipados con motor Lombardini, así como también en distribuidores de la legendaria marca americana Case, de equipos de construcción como excavadoras, palas cargadoras o minicargadoras, cuyos orígenes se remontan a 1842. Para el mundo de la jardinería optaron por una firma sueca llamada Stiga, también con una trayectoria de 80 años de historia, cuyos equipos de trabajo como podadoras, motosierras, desbrozadoras o cortacéspedes les otorgaban plena confianza.

Ampliación

Diez años después de abrir sus puertas, decidieron afrontar una ampliación de las instalaciones en el polígono de Maó, creciendo hasta los 1.900 metros cuadrados y pudiendo asentar una gran exposición de todos los equipos. La mejora de la tienda también vino acompañada de una época de participación en eventos clave como la Fira del Camp de Alaior, donde estuvieron acudiendo durante diversas ediciones para exponer las últimas novedades, así como otros salones en el Recinto Ferial de Maó ya desaparecidos, como Habitat o incluso algunas ferias que se organizaban en pleno centro de la ciudad durante el mes de abril en el que presentaban las máquinas.

Eines Menorca
Eines Menorca tiene un gran stock de herramientas para trabajos forestales o de campo.

En paralelo, desde Eines Menorca siempre se ha asistido a cita sectoriales fuera de Menorca para poder aprender del sector, como el salón FIMA Agrícola en Zaragoza o Construmat en Barcelona, dos eventos de referencia para el campo y la construcción. «Otro de los puntos fuertes de nuestro negocio que hemos desarrollado es nuestro almacén de ferretería industrial, almacén para hierros y taller de soldadura», explica el gerente. «También tocamos temas de instalación de remolques de coche e industriales, además de vallados para fincas», añade.

Al margen de estas acciones, han ido reforzando distintas secciones que durante la temporada alta son más intensas, como todo aquello relacionado con la jardinería en cuestiones de instalación de equipos específicos para riego, desde bombas a aspersores. «Durante el invierno hacemos más trabajo vinculado al campo y en verano son temas de jardinería», confirma el gerente.

Eines Menorca
En la tienda se pueden encontrar todo tipo de maquinaria para jardinería y el mundo del campo.

Cambio

En 2002 se produjo un cambio importante en Eines Menorca tras la jubilación de Rafael Bagur, socio fundador, lo que hizo que Miquel Villalonga adquiriese sus participaciones y se convirtiera en propietario del negocio.

La incorporación de Joan Villalonga en 2011 tras acabar sus estudios contribuyó a asegurar el futuro de Eines Menorca y al mismo tiempo la creación de una nueva sección dedicada al mundo del caballo. «Mi hijo Joan es un gran aficionado a la hípica ya que monta a caballo y su especial conocimiento de este mundo nos animó a introducir productos y accesorios de doma clásica y doma menorquina, muy enfocado también a todo el tema de complementos del animal que se utilizan durante las fiestas y que nos vienen a buscar a la tienda», detalla Miquel Villalonga. Toda esta relación con los caballos ha hecho que desde Eines Menorca estén patrocinando a Miki Borrás, unos de los jinetes más competitivos que tiene Menorca y que habitualmente participa en los Campeonatos de España de Doma Clásica, situándose entre los mejores de su categoría.

Eines Menorca
En 2011 se especializaron también en material para la hípica.

En 2012 también vieron la oportunidad de especializarse en equipos y maquinaria agrícola destinada a la viticultura, como desbrotadoras, estrujadoras, depósitos o barricas, que en la recuperación del cultivo del vino de Menorca empezaban a demandar las bodegas. «Mientras el campo de Menorca perdía fuelle, y en consecuencia vendíamos menos máquinas, vimos la posibilidad de abrirnos al suministro de equipos para el mundo del vino o también del aceite que empezaban a despertar en la isla», comenta el gerente. En este sentido, también comercializan máquinas biotrituradoras para la limpieza de bosques y restos de poda, con la posibilidad de fabricación de biomasa.

El deseo de Eines Menorca es seguir adaptándose a los cambios y la demanda de sus clientes con la mayor celeridad posible, tratando de ofrecer el mejor servicio.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.