Gastronomía

Sant Antoni, destino para ‘foodielovers’

| Sant Antoni |

Valorar:
Un momento de la presentación oficial, con prestigiosos chefs del municipio y representantes de la cofradía y cooperativa.

Un momento de la presentación oficial, con prestigiosos chefs del municipio y representantes de la cofradía y cooperativa.

Daniel Espinosa

La vida son experiencias que, cuando las recuerdas, evocan lo vivido y el placer de haber visto una puesta de sol, de haber navegado, visitado una bodega, paseado por un precioso campo y haber comido en un restaurante con platos deliciosos hechos con productos de calidad. Y el municipio de Sant Antoni de Portmany, en Eivissa, tiene experiencia en esto, pues dispone de una gran tradición de cocineros pioneros, almazara de aceite, dos bodegas, una cofradía de pescadores, extensos kilómetros de costa con una puesta de sol única, una cooperativa agrícola y una variada oferta de restauración en sus 127 kilómetros cuadrados.

De hecho, disponen de la única estrella Michelin de la isla de Eivissa (Es Tragón) y de tres Soles Repsol, dos de Es Tragón y uno del restaurante Es Ventall.

Conscientes de todo el potencial que tienen, el ayuntamiento de Sant Antoni impulsa el proyecto ‘Sant Antoni Km0’ con el que quieren expandir el atractivo turístico del municipio, tanto a nivel nacional como internacional, balear e incluso en la propia isla de Eivissa, a nivel gastronómico. De hecho, este proyecto ya se ha presentado en Madrid Fusión, además de en Eivissa.

Hijo y nieto de cocinero, el concejal de Turismo de la localidad, Miguel Tur, tiene claro que la gastronomía y el producto local es la línea en la que hay que incidir. “Soy de Sant Antoni. Mi padre ha sido el cocinero por excelencia del Gala Night; creo que nadie se ha casado en Eivissa sin pasar por las manos de mi padre; lo he vivido desde muy pequeño y fue lo que hizo que mi padre me enviara a estudiar fuera y formarme. He llevado el restaurante familiar; tengo las raíces de la cocina ibicenca y, por eso, sé que hay mucho trabajo detrás y que Sant Antoni no tiene nada que envidiar a nadie porque tenemos productos de calidad, de la propia tierra, y profesionales que dan vida a ese producto en forma de platos maravillosos”, explica Tur, quien asegura que los premios, en referencia a la estrella Michelin y los Soles Repsol, están llegando ahora, pero que “llevamos mucho tiempo como municipio trabajando esto; viene de largo”.

El responsable de Turismo de esta localidad explica que desde el inicio de la legislatura habían establecido que la gastronomía era una línea a trabajar. “Desde que Marcos Serra asumió la alcaldía de Sant Antoni y delegó las competencias de Turismo en mí sabíamos que la línea que tenemos que seguir es la del cambio de modelo turístico para el municipio. Se ha trabajado a nivel privado durante muchos años en la restauración y le pusimos enfoque con el proyecto ‘Sant Antoni Km0’. Se trata de seguir la línea de la excelencia en la parte gatronómica, de dar valor al restaurador y al producto local. Hicimos varias campañas y empezamos a ver que tenían bastante éxito dentro de Eivissa y que la gente empezaba a venir a probar restaurantes y la gastronomía. Esto sumado a los premios gastronómicos y a toda esa gente joven de segunda o tercera generación que está al frente de los restaurantes pues vimos que había potencial y que se podía exportar turísticamente”.

En este sentido, la idea se centra en ofrecer una experiencia completa al turista, que sepa de dónde nace lo que se come en el plato: “Dijimos ‘vamos a la contar la historia que hay detrás’. Y empezamos a contar la historia de cómo el producto nace de que, por ejemplo, un payés se levante a las seis de la mañana, plante la semilla de la patata o la recoja con mimo y se la lleve al restaurador”. En definitiva, “Sant Antoni Km0 es conocer la historia desde que se comienza plantando, por ejemplo, se recoge y se lleva al cocinero para que se explaye y cree sus platos”.

La idea de Sant Antoni Km0 se desarrolla por la agencia Wild Wolf Productions, formada por Pablo Sierra y Adrián Rodríguez, que harán entrevistas y contarán precisamente estas historias de excelencia gastronómica:

“Sant Antoni tradicionalmente ha sido un pueblo de agricultores y de pescadores que cultivaban y esta herencia no se ha perdido. En los últimos años se han recuperado hectáreas de plantaciones ecológicas, la cooperativa agrícola incorpora a payeses más jóvenes y hay una generación de restauradores que apuestan en sus restaurantes por las frutas, las verduras y el pescado, por ejemplo, del municipio. Se trata de unir todo esto y transmitirlo a base de entrevistas y reportajes en un blog que se publicará en la web oficial turística (https://visit.santantoni.net/) y haremos mucho trabajo de promoción para que todas estas personas que aparecen en las historias vayan apareciendo a su vez en publicaciones más especializadas y generalistas”, afirma Pablo Sierra.

CONTINUIDAD. En esta misma línea se expresa el responsable de Turismo del municipio, quien asegura que el proyecto tiene un carácter firme de continuidad en el tiempo porque está convencido del potencial que tiene Sant Antoni como destino turístico para foodielovers no solo españoles sino a nivel internacional: “Todas las acciones que hacemos desde el Ajuntament no queremos que sean flor de un día. Estas historias y acciones promocionales se desarrollarán durante todo el año, así como actividades y eventos. Todo esto irá englobado a que el productor y el restaurador salgan beneficiados”.

Además de captar turismo internacional, Sant Antoni Km0 se dirige también al público local, al turismo interislas y al de la Península. “Hemos crecido en número de visitantes de otros pueblos; de hecho, en días como San Bartolomé o Navidad los restaurantes duplican o triplican las cajas. Se ha convertido en un punto de referencia para venir a comer o a cenar porque, además, puedes ir a una playa preciosa a ver la puesta de sol o dar un paseo en barco o ir a ver los almendros en flor, por ejemplo”, explica el concejal de Turismo. En cuanto al turismo entre islas, Tur, destaca que “cada isla tiene su formato, se pueden ver versiones diferentes de un mismo producto. Incluso en Eivissa un bollit de peix no se hace igual en Sant Antoni, que en Sant Miquel o Sant Josep. Además, conjugamos una experiencia completa con una excelente gastronomía con producto local que se puede sumar a un paseo en barco por la costa, una puesta de sol en una playa o una visita a una bodega, por ejemplo”.

En esta misma línea se explica Pablo Sierra, quien afirma que “muchas veces pensamos que los mejores placeres están fuera de casa y olvidamos que las cosas más ricas e interesantes pueden estar dentro de casa, cerca de nosotros”. Y eso es lo que ocurre con ‘Sant Antoni Km0’.