La cooperativa Ecofeixes abrió este pasado mes de enero la primera tienda cien por cien de productos ecológicos de Eivissa. | Daniel Espinosa

0

Crecimiento sostenido, pero importante de la agricultura ecológica. Es una de las principales ideas que se pueden extraer del informe sobre sostenibilidad de IbizaPreservation, elaborado a partir de los datos del Consell Balear de Producción Agraria Ecológica (CBPAE). En este sentido, el año pasado la superficie total registrada de Eivissa en el sistema de producción agrícola fue de 1.023 hectáreas, lo que representa un aumento del 29% respecto a 2020. Este porcentaje, según explican desde IbizaPreservation, «rompe el rango de incremento anual de entre el 2% y el 3%» de los últimos años, al incorporar 231 hectáreas de producción ecológica.

Un dato muy significativo de este crecimiento lo aporta el análisis de la última década, donde se refleja que entre 2011 y 2021 la superficie agraria ecológica ha aumentado un 217% en la mayor de las Pitiüses, pasando de las 322 hectáreas a las citadas 1.023 el año pasado. Cabe destacar, además, que de las 9.019 hectáreas de superficie agraria útil de Eivissa (SAU), que son aquellas tierras labradas y de pastos permanentes, un 8,8% están en ecológico. Así, desde el Observatorio de la Sostenibilidad de IbizaPreservaation recuerdan el objetivo marco por Europa de conseguir el 25% de superficie de agricultura ecológica para el año 2030. Actualmente, Balears se encuentra en el 16,4%, «por lo que el alcance de este objetivo europeo requerirá que los porcentajes anuales de incremento se mantengan». En este punto, además, es preciso que se desglosen los datos por islas en la estrategia para el impulso de la agricultura ecológica que está diseñando el Govern para cumplir con el objetivo europeo. «El objetivo es que el 25% de SAU se consiga en una de las islas y no se haga una media balear para cumplir con el objetivo europeo», precisan desde el Observatorio de la Sostenibilidad de IbizaPreservation.

Por municipios, el que mayor superficie agraria ecológica es Sant Josep de sa Talaia, con 340 hectáreas, después de sumar 161 el año pasado. Así, Sant Josep tiene actualmente el 33,2% del total de superficie agraria ecológica de la isla. A continuación se encuentra Santa Eulària des Riu con 289 hectáreas (el 28,3% del total), seguida de Sant Joan de Labritja con 202 hectáreas; Sant Antoni, con 187 hectáreas (el 18,3% del total) y, por último, el municipio de Eivissa, con únicamente cinco hectáreas de producción agraria ecológica.

Por tipos de cultivo, el análisis demuestra que no predomina ninguno en especial, siendo los pastos y forrajes el mayoritario (29%), seguido por los bosques y la recolección (22%) y, como tercer cultivo más presente, se encuentran el barbecho y el abono verde (12%). Lo que menos se produce de forma ecológica en Eivissa son las hortalizas y los tubérculos, con únicamente un 3% del total. Otro dato muy positivo, según destacan, es el aumento tanto de productores como de elaboradores. En este sentido, durante el año pasado Eivissa registró un aumento del 2,9% de operadores, pasando de los 138 a los 142.

LA VALORACIÓN. «Eivissa está experimentando un crecimiento sostenido, sobre todo en los últimos cinco años. Hay que felicitar a todas aquellas persona que, en un contexto de debilitamiento del sector primario y pese a las dificultades que acarrean la insularidad, apuestan por iniciar una actividad económica en la agricultura ecológica», comenta Itziar Arratibel, coordinadora técnica del Observatorio de la Sostenibilidad de IbizaPreservation. Por su parte, Gabrielle Gambina, coordinadora del proyecto IbizaProduce de IbizaPreservation, señala que los datos reflejan el «imprescindible impulso de la agricultura ecológica y regenerativa por su alto impacto en la mejora de la calidad del suelo de la isla, además de repercutir en la calidad del agua y del aire. Son mejoras que no podemos dejar de hacer e impulsar por su alta capacidad para revertir los efectos del cambio climático y la recuperación de la biodiversidad», explica. En esta misma línea se expresa Arratibel, quien incide en la importancia de este tipo de agricultura para preservar el medio ambiente y para mitigar las consecuencias del cambio climático.