Josep Borrell. | JULIEN WARNAND

0

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, acusó este jueves a Rusia de haberse embarcado en una estrategia de bombardeo sistemático de las ciudades ucranianas, es decir a los civiles, ante el fracaso de la guerra relámpago, y afirmó que el presidente ruso, Vladímir Putin, tendrá que responder por esos hechos, según recoge Efe. «Los rusos están bombardeando sistemáticamente las ciudades ucranianas», algo que su Ejército «sabe hacer bien» como lo prueba su actuación pasada en Alepo, en Siria, o en Grozni, en Chechenia, denunció Borrell en una entrevista en la emisora France Info.

Preguntado sobre si considera que hay voluntad de Moscú de atacar a los civiles, y por tanto si se puede considerar que comete crímenes de guerra, respondió que los rusos «bombardean sistemáticamente las ciudades (...) allí donde viven los civiles». «No buscan objetivos militares» -añadió- porque no son capaces de vencer la resistencia de las tropas ucranianas. Y a la cuestión de si Putin tendrá que responder de esos actos, Borrell dijo: «eso creo, sí». Aunque reconoció no saber qué forma tomará eso, recordó que la Corte Penal Internacional ha empezado a investigar posibles crímenes de guerra.

El jefe de la diplomacia europea, que se encuentra en Versalles donde esta tarde comienza una cumbre de los Veintisiete, explicó que uno de los temas que abordarán los jefes de Estado y de Gobierno será el mantenimiento o no de las compras de gas y petróleo ruso. Ante el embargo decretado por Estados Unidos a los hidrocarburos rusos, señaló que para Washington «no es demasiado difícil» en la medida en que apenas compra crudo de Rusia, mientras los europeos «importamos mucho petróleo ruso y todavía más gas». Pero hizo hincapié en que la UE ya está aplicando varios trenes de sanciones contra Rusia, el último anunciado este miércoles, y esas sanciones hacen «mal» a la economía rusa.

Borrell reiteró que la Unión Europea como tal no enviará a Ucrania cazas como pide su presidente, Volodímir Zelenski, aunque algún Estado miembro por su cuenta podría hacerlo. En cualquier caso, reiteró que se seguirán enviando equipamientos militares para el Ejército ucraniano: «Hay que ayudar a Ucrania, pero hay que evitar la escalada».