Los Reyes visitan la capilla ardiente de la Reina Isabel II en el Palacio de Westminster de Londres. ➡️… https://t.co/pJKeLM8rzp | Twitter: @CasaReal

0

La muerte de la reina Isabel II reunió en Londres a cientos de jefes de Estado y dignatarios de todo el mundo, que ayer domingo asistieron a una recepción ofrecida por el nuevo monarca británico, Carlos III, antes del funeral de Estado que se oficiará hoy lunes en la abadía de Westminster. Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, estuvieron entre los cerca de 500 invitados al palacio de Buckingham, junto con mandatarios como el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, los emperadores de Japón, Naruhito y Masako, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y soberanos de las casas reales europeas.

Los reyes eméritos de España, Juan Carlos I y Sofía, acudieron asimismo a la recepción. Ambos accedieron juntos al palacio, algo más de media hora antes de la llegada de los actuales jefes de Estado españoles.

El Ministerio de Exteriores del Reino Unido, que coordina la organización del funeral de Isabel II, dispuso autobuses para trasladar a la mayoría de dignatarios a los principales actos previstos durante estos días a fin de facilitar la movilidad por el centro de la capital británica. Biden, así como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el rey Abdulá II de Jordania y otros líderes tuvieron, pese a todo, el visto bueno del Gobierno para circular en sus propios vehículos.

Capilla ardiente

Muchos de los mandatarios invitados al funeral presentaron ayer sus respetos ante el féretro de Isabel II, fallecida el 8 de septiembre con 96 años, que permaneció en una capilla ardiente en el palacio de Westminster por la que miles de ciudadanos continuaron desfilando hasta hoy a primera hora de la mañana. Felipe VI y Letizia visitaron por la tarde la capilla ardiente, acompañados por el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y el embajador de España en Londres, José Pascual Marco.

Los Reyes, que llegaron a la capital británica en un Falcon del Ejército junto con la reina Sofía, coincidieron en Westminster Hall con los reyes de Suecia y el presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, indicaron fuentes diplomáticas españolas. Poco después, el presidente de Estados Unidos, acompañado por la primera dama, mantuvo asimismo unos minutos de silencio frente a los restos mortales de la soberana británica. Biden ensalzó la «noción de servicio» que representaba Isabel II: «Todos le debemos algo», recalcó.

Operación diplomática

Funcionarios de Exteriores escribieron a mano cerca de 1.000 invitaciones a líderes y representantes de prácticamente todos los países del mundo, en una operación diplomática a gran escala. Solo quedaron fuera de la lista seis países: Siria y Venezuela, con los que Londres no mantiene vínculos diplomáticos; Rusia y Bielorrusia, por su implicación en la invasión de Ucrania, así como Afganistán y Birmania, ante la compleja situación política que atraviesan. Estados como China, con los que el Reino Unido mantiene relaciones tensas, sí estuvieron representados en las exequias por Isabel II. Londres invitó a su presidente, Xi Jinping, y aunque durante días estuvo en el aire si Pekín enviaría a un alto representante, finalmente el vicepresidente Wang Qishan viajó a la capital británica.

<>

Entre los invitados a la recepción de Estado y el funeral en la abadía de Westmisnter estuvieron asimismo Olena Zelenska, esposa del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Por otra parte, a pesar de la enorme congregación de líderes mundiales en Londres, el Gobierno británico ha insistido en los últimos días en que la reunión en Londres tiene como objeto rendir homenaje a Isabel II y quiere mantener al mínimo los mensajes políticos. La primera ministra, Liz Truss, que asumió el cargo dos días antes de la muerte de la soberana, planeaba mantener su primera reunión bilateral con Biden ayer en Downing Street.

Washington y Londres anunciaron un día antes, sin embargo, la decisión de posponer la entrevista hasta el miércoles, cuando ambos se encontrarán en el marco de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

Recepción

El rey Carlos III de Inglaterra recibió ayer en el Palacio de Buckingham a los dirigentes mundiales que se desplazaron hasta Londres para asistir hoy al funeral de Estado por la reina Isabel II. En total fueron unos 500 comensales, presidentes, primeros ministros y miembros de las familias reales de todo el mundo.

Al palacio llegaron al menos diez autobuses repletos de invitados que accedieron con paso solemne a las dependencias palaciegas. Algunos líderes se saludaron entre sí, pero otros subieron a pie la escalinata en silencio. El negro fue el color predominante de la vestimenta de los invitados.