El Asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Jake Sullivan, habla con los medios de comunicación durante la rueda de prensa diaria en la Sala de Prensa Brady de la Casa Blanca. | Reuters

0

La Casa Blanca ha asegurado que nunca reconocerá los «referéndum falsos» que se puedan celebrar en Ucrania, respondiendo así al anuncio lanzado este martes por las autoridades prorrusas de Donetsk, Lugansk, Járkov y Zaporiyia. «Estados Unidos nunca reconocerá los reclamos de Rusia sobre cualquier parte supuestamente anexada de Ucrania. Y nunca reconoceremos este territorio como algo más que una parte de Ucrania», ha dicho el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan.

En este sentido, Sullivan ha incidido en que la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, rechaza «de manera inequívoca» las acciones llevadas a cabo por Rusia, que presuntamente estará dispuesta a aceptar el resultado de las consultas. Para el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, estas votaciones constituirían «una afrenta a los principios de soberanía e integridad territorial que sustentan el sistema internacional», a la par que considera que será manipulados.

Por otro lado, desde el Pentágono se ha tildado el anuncio de las autoridades prorrusas como «una operación de información» cuyo objetivo es el de «distraer la atención del complicado estado en el que se encuentra actualmente el Ejército ruso». Así, el secretario de prensa del Pentágono, Pat Ryder, ha señalado que estas consultas son parte del «libro de jugadas» del presidente ruso, Vladímir Putin, a quien ya se le ha visto «hacer esto en 2014», en alusión a la anexión de Crimea.

Ryder ha advertido de que el resultado de los referéndum, que, dice, serán manipulados, servirá al Kremlin para legitimar la anexión de estos territorios. Sin embargo, ha advertido de que a nivel internacional estas consultas no tendrán credibilidad. «Nadie verá tales referéndum falsos con credibilidad y Estados Unidos realmente no reconocerá el resultado de ninguna elección falsa», ha dicho el representante del Pentágono, quien ha asegurado que Washington seguirá brindando a Kiev «el apoyo que necesiten», recoge la CNN.

Más tarde, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, se ha reunido con el ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, para reiterarle la postura de la Administración Biden. Asimismo, Thomas-Greenfield ha tildado las consultas como «una afrenta a los principios de soberanía e integridad territorial que están en el corazón de la Carta de Naciones Unidas», ha detallado el portavoz de la Misión de Estados Unidos ante la ONU, Nate Evans.

Una opinión parecida ha compartido el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien ha sostenido que «cualquier falso referéndum» sería declarado ilegítimo. «Cualquier falso referéndum ruso en Ucrania sería ilegítimo y una afrenta a los principios de soberanía e integridad territorial que son la base de la Carta de la ONU, justo cuando los líderes mundiales se están reuniendo en la Asamblea General de Naciones Unidas», ha dicho Blinken en cuenta de Twitter.

«Si Rusia organiza estos referéndums falsos, Estados Unidos y la comunidad internacional nunca reconocerán los reclamos de Rusia sobre las partes supuestamente anexadas de Ucrania. Seguimos apoyando al pueblo de Ucrania», ha agregado. Las regiones ucranianas de Donetsk, Lugansk, Járkov y Zaporiyia -bajo control ruso- han anunciado este martes su intención de celebrar una referéndum de adhesión a Rusia entre el 23 y 27 de septiembre. Con estas declaraciones de estos funcionarios de la Administración Biden, Estados Unidos se une a las críticas lanzadas por la propia Ucrania, Francia, Polonia, España o Alemania. La Alianza Atlántica y la Unión Europea también han denunciado esta votación y aseguran que no reconocerán sus resultados.