0

Las empresas concesionarias de la limpieza de Madrid estudian una última propuesta de los sindicatos, que creen que esta misma noche se debe llegar a un acuerdo para poner fin a doce días de huelga indefinida o romper las negociaciones.

Así lo han explicado a Efe fuentes sindicales, que han considerado que las negociaciones se pueden prolongar más allá de las doce de esta noche, aunque a esa hora vence el plazo legal para negociar el ERE que han planteado las empresas.

Tras el preacuerdo alcanzado anoche, empresa y sindicatos retomaron hoy a las once de la mañana las negociaciones.

La huelga indefinida, que hoy cumple doce días, se convocó tras el Expediente de Regulación de Empleo presentado por tres de las cuatro empresas concesionarias que implica el despido de 1.134 trabajadores y rebajas salariales.

En la jornada de hoy, las empresas ofrecieron a los sindicatos una propuesta conjunta, que contemplaba el mantenimiento de todos los puestos de trabajo, a cambio de aceptar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que afectaría un mes y medio a todos los trabajadores durante cuatro años.

Una propuesta que los sindicatos rechazaron al señalar que no iban aceptar ni despidos ni rebajas salariales en una plantilla con sueldos reducidos.

A estas ofertas les siguieron otras contraofertas, que a lo largo de la tarde han ido distanciando las posturas de los negociadores, hasta el punto que incluso los representantes de CCOO llegaron a abandonar durante media hora la mesa de las negociaciones.

Posteriormente, han regresado a la reunión en la que los representantes de UGT y CGT han planteado una nueva oferta a las empresas, que ahora están estudiando.

Mientras tanto, los trabajadores de la empresa pública Tragsa, que han asumido las tareas de limpieza viaria de la ciudad de Madrid, han recogido ya unas 460 toneladas de residuos, según han asegurado a Efe fuentes municipales.

Los empleados de Tragsa empezaron la pasada madrugada las labores de limpieza escoltados por la policía y continúan retirando la basura acumulada en las calles de Madrid y trasladándola a las instalaciones de tratamiento de residuos de Valdemíngomez.

Los trabajadores de las empresas adjudicatarias de la limpieza viaria y de mantenimiento de jardines mantienen una huelga indefinida desde hace doce días para protestar por el expediente de regulación de empleo anunciado por tres de las cuatro empresas concesionarias del servicio.

Ante esta situación, se establecieron unos servicios mínimos para la retirada de basuras de las calles, aunque se han incumplido continuamente, según la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, quien, por ello, denunció los hechos ante los juzgados de Guardia.

Posteriormente encargó a la empresa pública Tragsa que asumiera los servicios mínimos de la huelga.