El precio de la electricidad en el mercado mayorista ha repuntado este lunes algo más de un 2 % hasta situarse en 163,13 euros el megavatio hora (euros/MWh). | Pexels

0

El precio de la electricidad en el mercado mayorista ha repuntado este lunes algo más de un 2 % hasta situarse en 163,13 euros el megavatio hora (euros/MWh), su tercer precio más bajo desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania. Tras esta subida, el precio de la luz triplica el importe que marcó hace justo un año (52,01 euros), aunque se sitúa más de un 21 % por debajo respecto a las cifras del pasado 24 de febrero, cuando comenzó la guerra en Ucrania.

Además, será el más bajo desde que empezó la guerra, solo por detrás de los 154,7 euros/MWh registrados el pasado viernes, y los 159,33 euros/MWh de ayer. Por franjas horarias, el precio máximo se registrará entre las 20:00 y las 21:00, con 270,2 euros/MWh, mientras que el mínimo será de 55,1 euros/MWh entre las 15:00 y las 16:00. En los once primeros días de abril, el precio de la electricidad se sitúa de media en 216,69 euros/MWh, cerca de un 24 % por debajo el valor de marzo, el mes más caro de la historia con 283,3 euros/MWh, y casi duplica el precio medio de 2021 (111,4 euros/MWh), el más alto desde que hay registros.

Los precios del mercado mayorista repercuten directamente en la tarifa regulada o PVPC, a la que están acogidos casi 11 millones de consumidores en España, y sirven de referencia para los otros 17 millones que contratan su suministro en el mercado libre. El Gobierno aprobó recientemente un plan nacional de respuesta ante las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, que incluye la prórroga de la rebaja fiscal sobre los impuestos que gravan el recibo de la luz hasta el próximo 30 de junio, y la ampliación del bono social eléctrico hasta alcanzar los 1,9 millones de hogares beneficiarios.

Además, el Consejo Europeo ha reconocido la dificultad de España y Portugal para hacer frente a los elevados precios de la energía, lo que permitirá a ambos países beneficiarse de un "trato especial" en su respuesta, que pasa por fijar un precio máximo al gas que se utiliza para generar electricidad. Según la vicepresidente tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ambos países propondrán a la Comisión Europea fijar ese límite en 30 euros/MWh.