Cartas de los lectores

Estimado Cristian:

|

Valorar:

Ibiza es muy bonita. En categorías menores destacaste a nivel insular, aunque no se porqué, no tuviste paciencia para seguir y hacerlo a nivel balear. Quizás mala suerte, circunstancias o tu actitud de joven que lo quieres todo y ahora.

Después marchaste a Madrid. Allí te espabilaste, entrenaste, hiciste de monitor y empezaste a triunfar como jugador en torneos de tenis, digamos de nivel medio, vives por tu cuenta y te administras tu propio dinero etc.

Cambias de aires y marchas a Holanda contratado para defender un club en 2ª división, además de perfeccionar tu holandés, entrenas ya con alguna titulación y te tomas más en serio entrenar a chavales en uno de los mejores centros de tenis de Holanda. Allí tus alumnos, sus padres y tus jefes te adoraban y apreciaban tu trabajo, aquí ya mostraste cómo fuera de casa se puede tirar para adelante y adquiriste más seriedad y mejor comportamiento, común en estos países europeos.

Aunque estabas muy bien en Holanda, decides aceptar una buena oferta para entrenar en Hong Kong y la verdad que con esto volviste a demostrar como se triunfa en el extranjero, tu aceptaste el trabajo en este país asiático porque así eran las cosas y porque significaba un paso más, tanto desde el punto de vista tenístico como a también nivel personal

Cristian, ahora pasaste unos días en la Academia Rafa Nadal, le conociste y pudiste vivir este maravilloso mundo del mejor (para mí) deportista español de todos los tiempos. No solo son sus triunfos, es su estilo, su forma de ser, de comportarse dentro y fuera de las pistas. Su gran nobleza y su Fear Play, son lo que hace grande a Don Rafa Nadal.

No tengo ninguna duda y este es mi deseo, de que algún día, antes o después, directa o indirectamente llegues a formar parte de esta academia, de este gran modelo educativo y formativo enseñando a los mas jóvenes los auténticos valores del deporte. En definitiva de esta filosofía deportiva, sí, ganar no es lo único importante.

Querido sobrino, tienes toda una vida por delante, con muchas posibilidades y opciones de realizar aquello que te gusta y así seguir triunfando y que además no te puedes quejar, pues vives muy bien, no tengo duda de que llegado el momento sabrás decidir tu futuro con sabiduría.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.