Editorial

Preocupante evolución de la covid en Vila

Ibiza |

Valorar:

Apesar de que la ciudad de Ibiza padece restricciones específicas desde el 18 de septiembre, cuando entró en vigor el confinamiento perimetral de l’Eixample, la situación de la pandemia, lejos de mejorar, empeora. En aquel momento, la cifra de contagios por 100.000 habitantes en 14 días superaba los 600 casos, lo que situó a la ciudad entre las más afectadas del país. Afortunadamente, el índice de contagios bajó a 250 casos, cifras todavía muy lejanas a los 50 casos o menos que contempla la Unión Europa como umbral para considerar un territorio destino seguro. Después de un primer efecto de aplanamiento de la curva, la situación se estabilizó y, lo que es peor, posteriormente el índice de contagios empezó a crecer, a pesar de decretar el cierre generalizado de la actividad económica a las 22 horas, desde el 2 de octubre.

Cerca de los 500 casos.
Un mes después del cierre de la actividad, la situación es preocupante porque en pocos días, entre el 29 de octubre y el 3 de noviembre, la ciudad de Ibiza ha pasado de 371 por 100.000 habitantes en 14 días a 454, lo que supone un incremento del 22,37%. Como ya dijimos en estas páginas, la media de cerrar los bares y restaurantes y mantener la plena movilidad, limitada a una «intensa» recomendación a los ciudadanos de que se quedaran en casa, no dio los frutos esperados y se produjo el efecto contrario, ya que el virus se extendió a zonas donde hasta entonces había estado bajo control.

El toque de queda generalizado.
Aún es pronto para evaluar la incidencia de adelantar el toque de queda a las 22 horas y del cierre del interior de la hostelería. De lo que no hay duda es de que el comportamiento de la transmisión está siendo desigual en la isla, ya que en el municipio de Ibiza se ha vuelto a disparar y crece cada día, Sant Antoni se ha estabilizado y Santa Eulària y Sant Josep crecen, aunque no tanto, y Sant Joan empeora notablemente sus registros, si bien partía de una situación mucho más benévola. En cualquier caso, las previsiones de Salud se están cumpliendo y la situación de la pandemia se agrava.