1

Este periódico ha informado desde hace días sobre las irregularidades del «caso Amadiba», entidad que tiene pendiente de cobro más de 1,5 millones debido a una gran irresponsabilidad política cometida la pasada legislatura. El entonces gobierno del Consell, formado por PSOEy Podemos,  encargó a Amadiba que llevase a cabo sus servicios en materia social sin que previamente hubiese un expediente administrativo. El expresidente Vicent Torres fue el primer interesado en conseguir que Amadiba se instalase en Ibiza y cumplir una función social, pero las cosas se hicieron muy mal desde el principio.

Un servicio necesario

Es una evidencia que Amadiba cubría un vacío asistencial en Ibiza. Se trata, además, de una entidad sin ánimo de lucro con una larga experiencia en Mallorca y, por lo tanto, su presencia en la isla suponía una garantía social que permitía atender a muchas personas con necesidades. Pero Amadiba se topó no solo con una administración lenta, que es lo habitual, sino también con un gobierno poco efectivo que no hacía caso a los informes de los funcionarios. El vídeo difundido en la web de este periódico muestra la desesperación de Lydia Jurado, exconsellera de Benestar Social, a la hora de dar explicaciones sobre los impagos a Amadiba.

Sin respuestas

Sin embargo, faltan las explicaciones de Vicent Torres, expresidente del Consell d’Eivissa. El dirigente socialista no solo no ha querido responder sobre esta cuestión sino que hace unos meses se negó a avalar el procedimiento por el cual el Consell d’Eivissa podría iniciar los trámites administrativos y pagar la deuda a Amadiba. Su irresponsabilidad es total absoluta porque deja a la intemperie económica a una entidad que ha tenido que dedicar muchos esfuerzos a cubrir las necesidades sociales de Ibiza. No solo Vicent Torres tiene que defenderse de su mala gestión. También el PSOE debería dar explicaciones.