Opinión/Jesús García Marín

Antonio Colinas

|

Valorar:

Un día de abril de 1988 quedé con Antonio Colinas en la terraza del hotel Montesol. Acababa de publicar la «Llamada de los árboles» y yo andaba por Ibiza porque asistí a la boda de Maria y Gerard, dos queridos amigos. Aproveché el evento para visitar también a don Marià Villangómez que se extrañó, y lo escribió después, de que un joven que hablaba en castellano se interesara por su obra. Ebrio de buena literatura puse rumbo a La Mola donde entonces vivían Juana y Ricardo Potchar, traductor de «El nombre de la rosa».
A Antonio Colinas lo entrevisté, pasando un rato agradable: es una persona muy amable, de gran cultura poética y no poética y poco dado a meterse en política (hace muy bien porque ese campo lo abonan hoy los estultos) o a salirse de la literatura, de la alta literatura, que es su mundo y su vivero de infinidad de reflexiones que por ejemplo nos ha dejado escritas en sus «Memorias del Estanque».

Ibiza con su Tarquinia que es el Puig des Molins y el sustrato fenicio más el Mare Nostrum, están muy presentes en su poesía y en sus ensayos sobre la Isla: son escritos que enriquecen sobremanera nuestro acervo cultural y que están en la línea de los importantes pensadores, como Benjamín o Escohotado, que habitaron entre nosotros y nos dejaron sus impresiones verdaderamente valiosas porque nos permiten no leer sobre Ibiza sino pensar sobre ella.

Desde Periódico de Ibiza y Formentera le damos la enhorabuena al maestro por el prestigioso premio LericiPea que acaba de recibir y le animamos a que siga manteniendo viva la leyenda de esta isla fenicia perdida en la inmensidad poética del mundo antiguo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.