Consell de Formentera. | Archivo

1

El Tribunal Supremo ha dado la razón a UGT frente al Consell de Formentera al inadmitir un recurso de casación presentado por la institución tras un pleito ganado por el sindicato y que imputaba a la administración insular una mala praxis en los proceso de selección de personal.

Según destacaron ayer desde UGT en un comunicado, la sección sindical de Servicios Públicos denunció en su día la falta de idoneidad de los tribunales destinados a decidir sobre la contratación de personal interino o temporal de la institución y la justicia dio la razón al sindicato.

Tras el recurso interpuesto por el Consell de Formentera, el Tribunal Supremo confirmó la decisión tomada en primera instancia «y condena a la administración formenterense al pago de las costas procesales, que fija en 1.500 euros, que saldrán de los impuestos de todos los residentes y que se añade a los gastos anteriores», destacaron desde el sindicato.

Asimismo, recordaron que el Consell Insular «se ha empeñado demasiadas veces en incumplir la ley, pese a todos los consejos, avisos, advertencias y recursos hechos desde el sindicato. Se ha incumplido la ley y esto ha supuesto un gasto innecesario», apostillaron.

Insistieron desde UGT en que «de nuevo queda patente que el Consell no únicamente erró en sus decisiones cometiendo una infracción de la ley con procedimientos que no se ajustaban a la legalidad, si no que además no acepta las decisiones de la Justicia».

El sindicato aseguró, finalmente, que está cumpliendo con su «deber» dentro de la administración pública, «tratando de conseguir más transparencia» y evitando que puedan seguir cometiéndose «más infracciones». «La labor de los sindicatos es velar por los derechos de los trabajadores del Consell de Formentera dentro de la legalidad, y vamos a seguir haciéndolo», aseguró José Ramón Mateos, delegado de UGT en la isla.