Imagen del kiosko de Cala Saona. | María Serra

6

Gent per Formentera dio la sorpresa este miércoles tras posicionarse en contra de sus socios de gobierno, el PSOE, por la forma en que se ha llevado a cabo la licitación de los quioscos de playa de la pitiusa del sur.

En un comunicado, la formación denunció que «la licitación de los kioscos de playa está dejando fuera a familias y proyectos que han trabajado mucho y de manera ejemplar para el turismo, la sostenibilidad y la buena imagen de Formentera», lo que «está generando un enorme sentimiento de indignación y decepción entre la población, que la organización GxF entiende».

Por este motivo, anunciaron que asistirán a la concentración organizada por la Asociación de Concesionarios de Playas esta tarde, a las 18,15 horas en la plaza de la Constitución de Sant Francesc, donde se guardará un minuto de silencio «por la muerte del modelo tradicional de los kioscos de Formentera».

En su comunicado, GxF insistió en que su razón de existir es «defender el modelo social, económico y turístico propio de Formentera» y se negó a aceptar que, «en nombre de una ley que no tiene en cuenta las particularidades y necesidades de nuestra isla, nos tengamos que resignar a contemplar la sustitución de la Formentera que conocemos». En este sentido, desde la formación destacaron que «nuestra propuesta y nuestra obligación es trabajar este marco legal para crear soluciones adaptadas a la realidad de la isla».

Noticias relacionadas

Incidieron a su vez en que, aunque la Conselleria de Medio Ambiente «no es un área de responsabilidad de GxF en la actual legislatura, formamos un único equipo de gobierno» con el PSOE. Por este motivo «pedimos disculpas porque, hasta el momento, no se han encontrado soluciones».

Hay que recordar que, aunque el área del Medio Ambiente del Consell de Formentera no esté en manos de GxF, sí que lo está la Conselleria de Hacienda, con Bartomeu Escandell al frente, que fue la encargada de elaborar el pliego de condiciones para la licitación de los servicios de temporada en las playas de la isla. Tarea para la que Hacienda contrató a una abogada externa de Ibiza.

Por estas razones GxF se manifestará esta tarde contra sí misma, además de contra sus compañeros de equipo de gobierno, en una protesta silenciosa donde sus convocantes quieren poner de manifiesto  que la licitación de las concesiones de playa resuelta por el Consell insular, donde primaron las ofertas económicas por encima de los proyectos y de la tradicional forma de llevarlos, ha sido «el último clavo del ataúd» de la gestión familiar de los chiringuitos de playa.

«Siendo los kioscos un segmento estratégico del turismo de Formentera, se ha cambiado totalmente su identidad», recuerda el texto que acompaña a la convocatoria de un minuto de silencio. «Con esto la isla pierde parte de su diferenciación y su esencia», concluyen los concesionarios.