Ana Juan, en una imagen de archivo. | Toni Ruiz

2

La presidenta del Consell de Formentera, la socialista Ana Juan, ofreció ayer una entrevista a Ràdio Illa en la que explicó cómo se siente tras la protesta de este pasado Jueves Santo en Formentera por el proceso de adjudicación de los kioscos de playa. Cabe recordar que quienes hasta ahora gestionaban estos kioscos en las playas de la pitiusa sur, algunos con casi 50 años de trayectoria como Bartolo Escandell, se han quedado fuera del proceso, que se ha adjudicado de manera provisional a gente de fuera de Formentera y aún sigue abierto.

La presidenta, Ana Juan, explicó que, a nivel personal, apoya y siente «empatía hacia la gente que venía gestionando estos kioscos en los últimos años. Entiendo este sentimiento, pero dicho esto quiero recalcar que es un concurso ajustado a ley, con total transparencia, como no podía ser de otra manera. Aún está abierto y ahora hemos pedido a los licitadores que presenten la documentación necesaria, se revisará y después veremos hacia dónde tiramos; si los que han quedado primeros presentan toda la documentación se esperará una propuesta de adjudicación y si no, seguiremos el procedimiento administrativo, pero quiero insistir en que aún no está cerrado el proceso».

Revisar la viabilidad económica

Añadió, además, que han pedido a la mesa de contratación, «que es quien revisa todo el proceso administrativo y la que eleva a comisión de gobierno la propuesta de adjudicación», según explicó, que pidan «un acta de titularidad real a cada una de las sociedades que se han presentado al proceso y, por otro lado, que se revise el informe de viabilidad económica de cada uno de los proyectos que se han presentado». Juan reconoció que todo «siempre se puede mejorar», pero insistió en que las «bases técnicas y administrativas están marcadas por la legislación vigente».

Sobre por qué no se han llevado las bases a pleno para que fueran discutidas, la presidenta resaltó que pasaron por comisión de gobierno «porque el trámite así lo exigía. Quiero decir que estas bases nadie las impugnó en su momento y cuando tú como licitador presentas un proyecto es que las aceptas. Todo el mundo conocía las bases. Salir ahora cuando se ha hecho todo el proceso y el resultado no es el esperado para algunos, pienso que es de poca responsabilidad política; los políticos estamos para ser coherentes entre lo que hacemos y lo que decimos. Y salir, una vez que se ha hecho esta proposición de pedir documentación, a manifestarse a la plaza cuando tú eres responsable de aquellas bases porque las has votado creo que demuestra poca coherencia».

Evitó mencionarlos

Preguntada en Ràdio Illa si se refería a sus socios de gobierno de GxF, Ana Juan evitó mencionarlos de manera directa durante su intervención, pero añadió: «Me refiero a la gente que conocía las bases, que les dio su apoyo y que después ha salido a manifestarse, poniendo en entredicho el trabajo de la administración y los técnicos, que han estado horas y horas para resolver este concurso. Pienso que es de una irresponsabilidad importante».

Sobre si se sintió incómoda viendo a GxF en la concentración, insistió en que «sólo digo que cada persona debe ser coherente con lo que dice y con lo que hace». En este sentido, recalcó que las bases tienen «una parte técnica y otra administrativa y se hicieron por parte del equipo de gobierno; somos los dos partidos corresponsables de estas bases». Así, recalcó que las bases en sí no salieron de la Conselleria insular de Medio Ambiente en concreto sino «del equipo de gobierno en sí».

Reflexión

La presidenta del Consell de Formentera prosiguió su intervención afirmando que el debate va mucho más allá de los kioscos de playas. «Podemos centrarnos en esto, pero pienso que el debate es mucho más profundo que una adjudicación de kioscos de playa. Lo dije en mi debate de investidura: Formentera está sufriendo una crisis de modelo, un modelo que no ha sido consensuado con la ciudadanía y que es hora de abrir el debate. Pienso que es el momento de parar y repensar el modelo de isla que queremos. Ahora no es el momento porque estamos a las puertas de la temporada turística, pero hay que hacerlo. Entre todos debemos pensar cuál es el futuro que queremos para Formentera y los primeros que tenemos que querer Formentera y protegerla somos nosotros», explicó y recordó que hace años que negocios de esta isla «están pasando a manos de gente de fuera». En este punto cargó de nuevo contra GxF por la «deriva» en la que está la isla. «De todo esto podemos aprender que las cosas siempre se pueden hacer mejor, eso está claro, pero insisto en que el debate es mucho más profundo; todos debemos asumir la responsabilidad que nos toca, también los ciudadanos. Pienso que aún estamos a tiempo de revertir esta situación de deriva que está haciendo este modelo de isla y que es el resultado de las políticas que se han ido aplicando en los últimos años; es el momento de parar y reflexionar», concluyó.