Envases de plástico. | Pixabay

0

En 2010, el Consell Insular de Formentera impulsó la prohibición de la distribución de bolsas de plástico desechable en virtud de sus competencias en gestión de residuos. Lo hizo implementando un plan piloto en todo el Estado, que gracias a la implicación de la Pequeña y mediana empresa de Formentera y de una cincuentena de establecimientos de alimentación resultó ser un éxito que todavía hoy muestra sus frutos.

Según los datos del año 2021, en Formentera se reciclan un total del 30% de los residuos que se generan por la suma de las fracciones de envases, vidrio, papel y cartón. Los envases representan solo un 7,56% por lo que conviene actuar frente a los plásticos y envases desechables.

Desde GxF consideran que se necesita un revulsivo para lograr el objetivo de incrementar este volumen de reciclaje. El revulsivo en cuestión tiene un nombre, y es el que se conoce por las siglas de SDDR o Sistema de Devolución y Retorno de Envases.

Mucho se ha hablado a los últimos tiempos, y el Consell de Formentera inició la exploración de esta vía en 2012 de la mano de recero, Fundación de Prevención de Residuos y Consumo Responsable, con una trayectoria larga y ejemplar de trabajo por un cambio de paradigma en cuanto a los hábitos de consumo y la generación de residuos.

Desde aquellos inicios hasta ahora, se ha hecho un diagnóstico de la generación de residuos en Formentera y de sus potencialidades a la hora de implementar un sistema como es lo SDDR, que a la práctica supone el pago de un depósito en el momento de la compra de cada unidad de bebida envasada, y, como contraprestación, prevé su devolución al consumidor cuando el envase se devuelve a los depósitos habilitados. Así es cómo, a grandes rasgos, se implementa este sistema que ya cuenta con numerosos referentes de éxito como es el caso de Dinamarca, Alemania, Suecia, Finlandia y Noruega, entre otros.

Con el nuevo sistema se espera llegar a una media superior al 80% de su recuperación en origen, y, por otro lado, la generación de una cadena de valor añadido al pequeño comercio de Formentera que, una vez más, podrá mostrar su capacidad de adaptación e innovación con la ayuda técnica y económico del Consell de Formentera y del Govern Balear, participando en un nuevo plan piloto que los llevará a liderar en todo el Estado un proyecto de gran relevancia ambiental.

Desde Gent per Formentera, apoyan la implantación del Sistema de Devolución y Retorno de Envases, adaptado a la realidad de la isla y que tiene que contar con el total apoyo por parte de las instituciones hacia el sector comercial de Formentera y a la ciudadanía para que sea un éxito.