9

La presidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, dio orden este viernes de retirar la pasarela que esa misma mañana se había instalado en s’Estany des Peix, en pleno Parque Natural de ses Salines, para unir los pantalanes destinados a fondeos con tierra. Según explicaron fuentes de la institución, el objetivo de retirar este elemento, que está incluido en el proyecto básico para la regulación de los fondeos en s’estany que aprobó Gent per Formentera en la pasada legislatura, «es rebajar su altura y el impacto visual» que provoca en la zona.

Asimismo, informaron de que la semana que viene se procederá a la retirada de los muertos de aproximadamente tres toneladas que se habían instalado en el lugar para el fondeo de pequeñas embarcaciones. En este sentido, desde el Consell insistieron en que «en una de las inspecciones periódicas por parte de los técnicos de Medio Ambiente del Consell junto con personal del Parque Natural, se observó que se habían instalado una serie de bloques de hormigón que no estaban en el proyecto».

Al parecer, explicó la institución insular, la empresa que realiza la obra, Tragsatec, a la hora de hacer la ejecución del proyecto «no tuvo en cuenta un informe preceptivo del Parque Natural y, para intentar dar solución a zonas de fondo rocoso, puso unos muertos de hormigón, incumpliendo así el informe medioambiental». El Consell y el Parque Natural pusieron en conocimiento de la empresa este error, y ésta se comprometió a la retirar los muertos.

Reacción popular

La instalación de esta macroinfraestructura en esta zona del Parque Natural de ses Salines provocó una inmediata reacción popular en redes sociales. De hecho, incluso se promovió la recogida de firmas en change.org para que se paralicen de inmediato los trabajos en s’Estany des Peix.

Sa Unió de Formentera se sumó a esta petición de paralización de las obras y exigió que «dejen de verter más hormigón en este enclave», según recalcó su portavoz, Lorenzo Córdoba, que calificó a su vez la actuación de PSOE-GxF de «escandalosa y negligente».

Ante el revuelo generado en la isla por el incumplimiento del proyecto ejecutivo en los trabajos de regulación de fondeos en s’Estany des Peix, desveló que el Parque Natural ya ordenó hace días la retirada de material, por lo que «ya sabían que se estaba haciendo mal. El Consell escoge una empresa y la pone a hacer una obra sin controlarla. Es un fallo imperdonable, especialmente en una de las zonas más protegidas de Formentera», subrayó.

Los obreros moviendo un bloque de hormigón.

La coalición también solicitó «la comparecencia urgente del conseller de Medio Ambiente para que dé explicaciones sobre qué ha fallado y qué está pasando». En este sentido, explicó que Sa Unió ya ha pedido aclaraciones sobre esto y tenía previsto interpelar al conseller en el pleno de la próxima semana, «pero lo sucedido en s’Estany hace que las explicaciones no puedan demorarse: tiene que salir hoy mismo».

Además, Córdoba puso de manifiesto que el conseller «faltó a la verdad en el Bona Nit Pitiüses de TEF el pasado miércoles, donde desmintió que se estuvieran instalando muertos de 3.000 kilos y al día siguiente se demostró que mentía y que el Parque Natural ya les había avisado». También criticó duramente «que se hayan instalado bloques de hormigón como muertos -más grandes que los existentes hasta ahora- en lugar de anclajes ecológicos. Es muy grave por el impacto que deja, tanto medioambiental como visual».

Córdoba lamentó que «justamente estos partidos, que tratan de abanderar temas medioambientales y nos hablan del modelo de isla que quieren, son los autores de grandes destrozos como el que hemos conocido hoy, de autorizar grandes mansiones en zonas protegidas y, en general, de cargarse la esencia de Formentera», concluyó.