Edificio de Marina de Formentera en el puerto de la Savina.

1

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) confirmó este viernes que la concesionaria saliente de la dársena de Poniente del puerto de la Savina, Marina de Formentera, no había hecho entrega a día de ayer viernes (último día de la concesión) de las instalaciones, por lo que puso el caso en manos de la Abogacía del Estado para que impulse las medidas necesarias para que los nuevos adjudicatarios, Port Med Formentera, puedan hacerse cargo de las instalaciones.

Por su parte la citada adjudicataria de la dársena aseguró este viernes, a través de un comunicado, que «se reserva el ejercicio de cuantas acciones legales le pueden corresponder por razón de los actos que impidan la normal y pacífica explotación de la autorización otorgada, así por los daños y perjuicios que se le irroguen». Asimismo, instaron al ente portuario a la «restitución de la legalidad que se presente conculcar».

La sociedad recordó en su escrito que resultó adjudicataria del concurso convocado por la autoridad Portuaria para la gestión y explotación en régimen de autorización administrativa de las instalaciones ubicadas en la dársena de Poniente del puerto de la Savina «tras un concurso público, objetivo y transparente».

Insistieron a su vez en que la controversia entre Marina de Formentera y la APB «es completamente ajena a esta sociedad y a la tramitación y resolución del citado concurso». Indicaron a su vez en su escrito que el hecho de que la adjudicataria saliente haya interpuesto un recurso o solicitado medidas cautelares «no le habilita para continuar en la explotación de la dársena, al carecer de todo título jurídico para ello», ya que el que tenían se extinguía en la jornada de este viernes.

Port Med Formentera insistió a su vez en que «la permanencia en la ocupación por parte de la citada empresa causa un grave perjuicio a los legítimos derechos e intereses de esta sociedad», por lo que se reservan el derecho de emprender las acciones oportunas «en reclamación de los daños y perjuicios que se nos irroguen, tanto frente a la citada sociedad» como a los miembros de su consejo de administración «que han adoptado deliberada y conscientemente una decisión manifiestamente ilegal».

Hay que recordar que desde Marina de Formentera anunciaron el pasado jueves que no tenían intención de abandonar las instalaciones del puerto de la Savina hasta que se resuelvan las medidas cautelares solicitadas al Tribunal Superior de Justicia de Baleares contra la decisión de la APB del pasado 23 de febrero en las que se le denegaba la prórroga de la concesión. Una denegación que según Ángel Bustos, delegado de Marina de Formentera, fue por «razones personales, espurias e ilegales».