Vista de s'Estany des Peix repleto de embarcaciones fondeadas.

1

El Consell Insular de Formentera ha achacado este miércoles la saturación que se está produciendo en estos días en el interior de s’Estany des Peix al avance que se está llevando a cabo en el proyecto de regulación del fondeo en este enclave del Parque Natural de ses Salines. Concretamente, reconocieron que «estos días se están desplazando embarcaciones dentro de s’Estany con el fin de liberar las zonas en las que se van retomar los trabajos de instalación de anclajes ecológicos». Unos movimientos que ya avanzaron y aprobaron desde la institución formenterense en la comisión de gobierno celebrada el pasado 15 de julio.

El Consell ya ha recepcionado de forma parcial un total de 78 amarres en pantalán, así como 124 puntos de amarre en boya ecológica y, «para liberar las zonas de fondeo pendientes de ejecutar, desde un punto de vista excepcional y de forma transitoria, se podría reubicar las embarcaciones que ocupan zonas de trabajo y que interfieren e impiden ejecutar los trabajos», recalca el texto aprobado en Comisión de Gobierno.

Destaca asimismo que la urgencia por finalizar estas labores de reordenación de los fondeos en s’Estany viene dada por la finalización de la prórroga para la conclusión de la totalidad del proyecto, que está marcada para el 11 de septiembre.

Reordenación fallida

Desde la Asociación de Usuarios Profesionales de s’Estany des Peix criticaron por su parte que, tras los intentos del Consell de ordenar los fondeos en el lago, «hay tantos barcos como antes de séptima lista (las embarcaciones de construcción nacional o importadas dedicadas a la práctica deportiva o la pesca sin ánimo de lucro) y muchos más de sexta (los barcos de recreo destinados a fines lucrativos comerciales).

Fuentes de la citada asociación insistieron den que «la reordenación del puerto de la Savina por parte del Consell y de la Autoridad Portuaria de las Baleares no ha cumplido sus objetivos», ya que «no hay amarres sociales, no hay suficientes amarres para la sexta y hay más espacio para golondrinas y excursiones de un día, que es justamente lo que se pretendía reducir.

Esta reordenación portuaria ha provocado que «las empresas que antes operaban desde el puerto se trasladaran al lago. La regulación de momento solo ha servido para dejar a muchos usuarios sin su muerto de toda la vida, ya que se retiraron muchos, y sin boya ecológica, ya que están instaladas pero no se pueden utilizar», recalcaron desde la asociación.

Hay que recordar que el Consell está aún a la espera de recibir la modificación del proyecto de la polémica pasarela que se instaló para conectar los pantalanes flotantes con tierra por su desmesurado impacto visual.

Asimismo, la institución de la pitiusa del sur sigue con el proceso para la adjudicación de las 285 plazas para poder amarrar en s’Estany, un proceso que se tenía que haber cerrado en junio pero que todavía sigue abierto.

«Se está procediendo al requerimiento de documentación de las solicitudes», manifestaron desde la máxima institución, «porque tenían documentación que había que actualizar y esperamos que esté resuelto lo antes posible», concluyeron sin aportar una fecha concreta.