0

Una rotura de una tubería de agua inundó ayer la planta baja del colegio Guillem de Montgrí, de Sant Antoni, y dejó afectadas las aulas de infantil por lo que alrededor de unos 75 niños de ese ciclo permanecieron en el patio toda la mañana.

Fue ayer a las ocho de la mañana al abrir el colegio para el servicio de guardería cuando el personal se encontró con que la planta baja del colegio estaba inundada.

A lo largo de la mañana, el personal del colegio y del Ayuntamiento de Sant Antoni estuvo achicando el agua de la zonas afectadas, entre las que se encontraban las aulas de infantil. El colegio cuenta con 250 niños matriculados, de los que unos 75 alumnos de infantil permanecieron el patio durante todo el tiempo, ya que no fue posible dar clases en este ciclo dado el estado en el que estaba la planta baja del edificio. «No han podido entrar en las clases porque hemos tenido que achicar el agua. Teníamos que quitar el agua, el material que estaba mojado y retirarlo, mientras tanto los niños estaban el patio», dijo ayer el director del colegio, Francisco Javier Rey.

Baño de mujeres

Los técnicos municipales de Sant Antoni se desplazaron ayer al colegio para comprobar si el agua había afectado a la estructura del edificio. La avería se localizó en una tubería del baño femenino de la primera planta. A lo largo de la mañana estuvieron esperando la visita de los técnicos municipales para que revisaran la estructura. Pasada la una de la tarde recibieron la visita de un aparejador municipal que les aseguró que no estaba afectado el colegio. «Lo han estado revisando y en la estructura no hay ningún daño», dijo el director del colegio. No obstante, señaló que habría que evaluar «los desperfectos que ha habido». El director del colegio recordó que es la primera vez desde que trabaja en el centro que se encuentran con un problema de esta envergadura. El colegio cuenta con unos 25 años de antigüedad.

La delegada territorial de Educación, Belén Torres, explicó ayer que dio cuenta de lo sucedido al gerente del Instituto Balear de Infraestructuras Educativas (Ibisec), Pere Mas, y que estaba en contacto con el Ayuntamiento de Sant Antoni.