La nueva secretaria general del PP de Eivissa, esta semana en el puerto de Sant Antoni. | ANA ISABEL GARRIDO SANCHEZ

7

Entró en el PP hace ocho años y en este tiempo ha conseguido ser alcaldesa y secretaria general del PP de Eivissa, cargo para el que la eligió Vicent Serra tras el último congreso. Tiene 48 años y antes de dedicarse a la política era directora de una oficina de una entidad financiera. Entró en el partido con Pepe Sala, aunque reconoce que siempre tuvo más relación profesional con su antecesor, Antoni Marí, Botja.

—¿Aceptó apoyar a Serra porque le prometió este cargo?

—No tuvo nada que ver. Cuando decidí apoyarle ni le había pedido ningún cargo ni él me había ofrecido ninguno. Le apoyé porque pensaba que su candidatura era la que más encajaba con mi manera de ver el partido, más participativa, de relación directa entre gobernantes y afiliados.

—Esta decisión sorprendió, porque muchos pensaron que apoyaría a Sala, al que atribuían haberle introducido como candidata a la alcaldía. ¿Le resultó difícil?

—Me presenté yo como candidata a la alcaldía. No me resultó difícil optar por Serra.

—Sala aseguró sentirse dolido. Incluso en su grupo hubo quien lo interpretó como una traición.

—Les diría que yo también soy de Sant Antoni y que esta observación no es adecuada. Yo también podría decir que han sido ellos los que no me han apoyado a mí. Me considero de Sant Antoni como la que más y defenderé los intereses de mi pueblo dentro del PP y fuera del PP.

—Sus concejales estaban con Sala y también la mayoría del partido en Sant Antoni. ¿Es fácil gobernar el Ayuntamiento así?

—Desde el primer momento en que dije que apoyaba a Serra mis regidores lo aceptaron. Dejamos claro que lo primero era la gobernabilidad y el equipo. Les dije que ellos apoyaran a quién quisieran y no ha habido ningún roce. Nos llevamos todos muy bien.

—Se enfrenta usted a una labor importante y es unir un partido muy dividido. ¿Cuál es la fórmula?

—En un primer momento se negociaron las dos tendencias para que fuesen una única candidatura. En el momento en el que no se llegó a un acuerdo y hubo dos quedó claro que ganara la que ganara sería la que gobernara. A partir de aquí todos somos conscientes de que el partido tiene que ir detrás de esta candidatura. Ya no quiero hablar más de escisiones dentro del partido porque desde el momento en que fue elegido Vicent Serra empezó una nueva etapa dentro del PP en el que solo hay un partido.

—¿Cómo se integrará a la gente de Sala en la directiva?

—Sala está unos días fuera por motivos personales y cuando vuelva el presidente hablará con él y se hará un equipo de integración. Pero ya digo que a partir del momento que ha habido el congreso y ha habido una candidatura ganadora, la que no ha ganado tiene que ser consciente de su situación y la que ha ganado tiene que marcar la posición que tendrá la otra candidatura en el partido. Siempre teniendo en cuenta que estamos todos en el mismo partido y que se integrará. Estábamos negociando a un 50-50, no hubo acuerdo y ahora cada candidatura sabe cuál es su posición.

—¿Hay peligro de que se cree otro partido? Es un rumor constante.

—Quiero que todos seamos conscientes de que el PP desde el congreso es uno y que tenemos que trabajar todos para esta unión. Gobernamos todas las instituciones y lo tenemos que hacer por los afiliados, simpatizantes y por la población de la Isla. Tenemos que ser suficientemente responsables para hacerlo así y lo somos.

—Estamos asistiendo a enfrentamientos en Vila y en el Consell, ¿lo atribuye a temas de partido?

—No considero que hubiera enfados en el Consell ni diferencias en Vila. Que unas personas no quieran seguir al frente de unas empresas públicas no quiere decir que haya un enfrentamiento político entre ellos y que se reclamen proyectos, como era el caso del alcalde de Sant Joan a la consellera, también me parece una cuestión de trabajo diario no relacionado en absoluto con el partido.

—¿Cree que Sala perdió porque Matutes le apoyó?

—(Risas y cara de sorpresa) Los que le dieron los votos a Sala fueron los afiliados. No he entrado a valorarlo.

—Tras el verano habrá elecciones en las juntas locales. ¿Se quiere presentar para presidir la de Sant Antoni? Se dijo que era incompatible con su cargo de secretaria general y Pantaleoni también dijo que quería repetir, ¿le plantaría cara?

—Se prevé que se celebren entre octubre y diciembre, aún no sabemos la fecha. Y ni me he planteado lo de presentarme, estoy a disposición del partido y de los afiliados y aún falta.

—Se dice que su sector es menos desarrollista urbanísticamente, ¿está de acuerdo?

—Me gustaría dejar claro que campos de golf con la nueva ley general turística ya se pueden hacer. Es algo que se ha reivindicado y se ha luchado desde las instituciones y el partido. Y en cuanto a puertos deportivos se ha pedido un plan director de puertos. Si hay ocho proyectos de puertos deportivos al menos tendremos que saber si los queremos todos y de qué manera. Siempre lo hemos dicho y también lo llevábamos en el programa: puertos deportivos siempre que sean sostenibles. No creo que estemos haciendo nada que no esté en el programa.

—Sala se quejaba de que no se cumplía el programa en aspectos territoriales.

—En el programa reducido del PP en tema urbanístico había seis puntos y se han cumplido cuatro y los otros dos son temas de gestión y de ayuda del Consell a los ayuntamientos y esto no creo que quiera decir que no se cumple el programa. El Consell solo lleva un año y un mes de legislatura, no creo que sea justo que se diga que no está cumpliendo el programa porque llevamos muy poco tiempo. Además, se está cumpliendo, también el tema del PTI, solo se han dejado dos puntos que se incluirán en la ley del suelo.