Los alumnos Kaya y Bernat fueron los encargados de destapar la placa de inauguración. | (c) Sergio G. Canizares

0

Los delegados de los cursos de 5º y 4º de primaria del CEIP Santa Gertrudis, Kaya y Bernat, fueron los encargados de descubrir la placa de inauguración de las nuevas instalaciones del centro educativo, que se estrenaron con el inicio de este curso escolar. Lo hicieron bajo la supervisión del presidente del Govern balear, José Ramón Bauzá; la consellera d’Educació, Núria Riera; el presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Serra, y el alcalde del Ayuntamiento de Santa Eulària, Vicent Marí, que agradeció al ejecutivo autonómico que hayan cumplido con una reivindicación histórica, «muy exigida y muy demandada» por las instituciones insulares y la comunidad educativa, pero sobre todo, «muy necesaria». El alcalde recordó el «esfuerzo de responsabilidad» realizado por el Consistorio, que aunque no tiene competencias en educación, avanzó los dos millones de euros que costó la obra.

Marí destacó que la mejora de las instalaciones del colegio de Santa Gertrudis, así como el nuevo instituto de Santa Eulària, fue un compromiso de Bauzá «antes de que llegara a ser presidente». «He sido muy pesado, seguro que Bauzá colgaba el teléfono cuando veía que era yo», bromeó el alcalde de Santa Eulària, que aseguró que «las máximas autoridades hoy —por ayer— son los alumnos».

Por su parte, Vicent Serra recordó que Santa Gertrudis era uno de los centros que han contado en los últimos años con módulos prefabricados, que «ahora han pasado a la historia». Además, destacó que este curso se han puesto en marcha los nuevos colegios de Sa Joveria y Sa Bodega y que las obras del instituto de Santa Eulària avanzan «a buen ritmo». «Estamos en una etapa en la que, a pesar de las dificultades económicas, se están cubriendo muchas de las necesidades en infraestructuras educativas», apuntó Serra, que también recordó que las obras del edificio polivalente de Cas Serres empezarán pronto para dotar de mejores instalaciones la Escuela de Turismo y la UNED.

En este sentido, Bauzá, aseguró que con esta inauguración se demuestra el compromiso del Govern en mejorar las infraestructuras de las islas y cubrir las demandas de escolarización, con la finalidad de conseguir una «educación de calidad, que garantice la mejor formación para los alumnos».

Con la reforma del colegio, se ha doblado la superficie del centro, que ha pasado a ser de doble línea (infantil y primaria), ampliando su capacidad a 450 alumnos. El colegio cuenta con nuevas dependencias como biblioteca, baños, gimnasio y aulas especializadas.