Carmen Cuadra posa para la cámara de Periódico de Ibiza y Formentera. | A. Escandón

0

Carmen Cuadra está llena de energía. Compagina su trabajo de enfermera en la unidad básica de Sant Miguel con un máster, cursos de formación y, además, tiene muchos proyectos en marcha como un curso on line de nutrición y dietética o una consulta para adolescentes en un instituto.

¿Cómo se apaña con esta agenda de actividades con su trabajo en la unidad básica?

__Tengo una reducción de jornada de un 50% porque tengo una niña de diez años, que ahora casi la veo menos y tengo remordimientos de conciencia. Estoy haciendo un máster en atención primaria, un coaching nutricional on line, preparándome un curso del Colegio de Enfermería de nutrición y dietética, montarme mi curso y, además, mi trabajo. Soy una hiperactiva del trabajo.

Vamos, que no para un momento.

__Me apasiona mi trabajo. La gente me dice ‘Carmen, con tu edad y teniendo la plaza fija para qué te complicas la vida’. Realmente lo llevo dentro, no me pesa. Es verdad que cuando estoy sentada en el despacho de mi casa y veo todos los frentes que tengo abiertos, se me remueve algo pero es algo que está ahí. Además, un fin de semana al mes me voy a Barcelona a hacer algo súperbonito que es la biodescodificación, que es conocer la sintomatología de las enfermedades y cuál es el conflicto que apareció para desencadenar un problema de salud. Es un concepto diferente a la medicina tradicional. Juego con las dos medicinas. Tengo los pies en la tierra porque soy enfermera científica, pero es verdad que al paciente no le basta con que le des el ibuprofeno o el paracetamol y quiere saber algo más. Con la nutrición trabajo desde el coaching, cómo darle un mensaje para que la persona lo vea como algo necesario en su vida porque si no está motivada no va a hacer ninguna dieta, por mucho que lo diga el enfermero o el médico.

Con todo lo que me cuenta no sé si preguntarle qué le gusta más de su trabajo.

__Lo que más me gusta es el trato del paciente y, sobre todo, salir de la consulta para dar charlas en los colegios y explicar a los niños por qué es importante comer sano y quererse.

Y lo aplica en su vida diaria.

_Sí, intento aplicar todo lo que explico en mi vida. Mi alimentación y la de mi familia es bastante saludable. Me hago cada día un batido verde, desayuno bien y no tomo lácteos. Todo lo que digo, lo hago.

¿No hace concesiones?

__Sí, habitualmente no compro carne, pero si me invitan a una torrada como panceta, que me encanta. Tampoco entran dulces, pero si voy a un cumpleaños puedo comer tres trozos de pastel. Siempre y cuando no te sientas culpable, que es el otro mensaje que quiero transmitir.

Y lo que menos le gusta de su trabajo, si es que hay algo.

__Mis pacientes están acostumbrados, pero no me gustan que vengan a tomarse la tensión porque pasaban por allí. Que me interpreten como una mera aplicadora de técnicas. La enfermera es mucho más. Quiero que vengan por un trabajo de salud, por un trabajo de prevención.

¿Ellos lo entienden?

__Llevamos 22 años y me conocen. Hay algunos más reacios, que los tengo, pero me entienden.

¿Qué le aporta su trabajo?

__Mucho. No miro la hora cuando estoy en la consulta y, a veces, son las cuatro de la tarde y sigo.

¿No le dice nada su familia de su dedicación?

_Tengo un marido que es encantador y lo acepta pero es verdad que, a veces, me dicen que no me ven. Es algo que tengo que gestionar, pero mi marido y mi hija saben que me gusta y lo hago porque intento mejorar la vida de ellos y la de demás.

¿Tiene experiencias negativas en su trabajo?

__En una ocasión coincidí con un compañero que no aceptaba que la enfermera tomara decisiones. Siempre he tenido mucha iniciativa y eso me creó una situación de estrés porque no encajaba con mi forma de ser.

¿Piensa retrasar su jubilación como el médico de Sant Miquel?

__No lo sé, a ver cómo me encuentro físicamente. Si puedo seguir dando guerra lo haré. Me gusta lo que hago, disfruto yendo a trabajar y es verdad que tengo una dirección que me deja hacer muchas cosas.

¿Cómo lleva lo de trabajar con su pareja, que es el médico de Sant Miquel?

__Somos un equipo muy bien avenido. Tanto el médico, la enfermera y la administrativa trabajamos todos a una y eso es fundamental. Una de nuestras normas es que todo paciente que entra en la consulta es atendido y no derivamos a nadie. Fuimos los primeros en tramitar la tarjeta sanitaria. El lema de los tres es que lo asumimos todo, pero es verdad que cuando viene el personal sustituto se les desbordan las consultas porque en otros centros se hace de otra manera. A todo paciente que entra en nuestra consulta se le intenta solucionar todo. Si yo me pongo en el lugar del paciente, me gustaría que resolvieran mi problemas porque yo vengo mal y no quiero que me mareen.

¿Hay alguna espina clavada de algo que le gustaría hacer?

__Me encanta dar charlas de alimentación saludable. La nutrición es mi pasión. Me gustaría dedicarme profesionalmente y tener mi propia consulta para asesorar. Es un proyecto en mente.

DATOS

•En junio de 1986 acabó los estudios en Palma y se fue a trabajar al Clinic como dietista y como enfermera al Sant Pau de de Barcelona.

•Trabajó cinco años en hospital Joan March y para volver a Ibiza decidió opositar de nuevo. En 1995 aprobó oposiciones y desde entonces trabaja en Sant Joan, primero en el pueblo y desde hace siete años en la unidad de Sant Miquel, integrada en el equipo de Santa Eulària.