Detenido un joven técnico informático de Ibiza por robar imágenes de contenido sexual

| Eivissa |

Valorar:


Desde imágenes de pornografía infantil hasta unos trescientos archivos de mujeres residentes en Ibiza, imágenes en su mayoría de contenido sexual. Es parte del material intervenido por la Policía Judicial de la Guardia Civil de Ibiza a un joven de 29 años detenido el viernes como presunto autor de un delito contra la libertad e indemnidad sexual y otro contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio.
Según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil, la detención y registro del domicilio del joven se desencadenó la mañana del viernes tras una investigación que arrancó el pasado 14 de enero tras la denuncia de un particular que comunicó la posible comisión de un delito de carácter sexual.
Una vez obtenida la orden judicial, los agentes llevaron a cabo el registro e intervinieron una gran cantidad de material informático en el que el detenido almacenaba el material de contenido sexual. El joven de 29 años fue trasladado a las dependencias de Can Sifre y está previsto que pase hoy a disposición del juzgado de guardia.
Robo de archivos sexuales
Las pesquisas y comprobaciones realizadas por el equipo de la Policía Judicial permitió la identificación de un vecino de Ibiza que ofrecía sus servicios para reparar dispositivos electrónicos a particulares, actividad de la que se podría haber servido para obtener imágenes, vídeos y otros contenidos almacenados en los dispositivos que le hacían entrega para su reparación.
En un principio, los agentes tuvieron acceso a unos archivos electrónicos que superan los 25 GB de datos, que sirvieron como elemento fundamental para proceder a la detención del presunto autor, entre los que se encontraba información personal de las víctimas: contraseñas y datos bancarios, así como imágenes y vídeos íntimos de carácter sexual.
Fuentes de la investigación indicaron que tras el análisis de los citados archivos, los investigadores de la Guardia Civil han podido identificar a más de 300 posibles víctimas, en su mayoría mujeres residentes en la isla de Ibiza, algunas de las cuales mantenían relación personal con el ahora detenido. Muchas de estas fotografías e imágenes, proceden en muchos casos de los dispositivos electrónicos que reparaba el presunto autor de los hechos, pero en otros son imágenes obtenidas directamente por el propio detenido sin ningún tipo de autorización por parte de los afectados.
Además de estas imágenes, los agentes han localizado entre los archivos analizados, otras 500 imágenes más procedentes de descargas de internet, de carácter sexual denigrante y de menores de edades aproximadas de entre 5 y 6 años, desconociéndose en esta fase de la investigación su origen, la identidad de las posibles víctimas o el uso indebido que se haya podido realizar en estos casos.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.