La actividad náutica recreativa generó el pasado año a la Autoritat Portuària de Balears (APB) 36,2 millones de euros, el 50 % del total de volumen de negocio. Esta línea de negocio es la más rentable y la que mayor proyección de crecimiento va a tener en los próximos años.

1

La Autoritat Portuària de Balears (APB), que gestiona los puertos de Palma, Eivissa, La Savina, Alcúdia, Maó, registró en el pasado año un beneficio de 19.645.863 de euros y contabilizó unos ingresos totales de más de 73.046.829 millones de euros, según la memoria de la APB.

Los 19,4 millones de beneficios se produjeron gracias al impacto en el balance económico en la APB de la actividad náutica deportiva, que contabilizó unos ingresos de 36,2 millones y un saldo positivo para el ente portuario de 23,5 millones de euros.

La facturación de las embarcaciones de recreo supera con creces la de las otras líneas de negocio de la APB.

Así, según la memoria que dio a conocer ayer la APB, se puntualiza que la actividad de transporte regular de pasajeros por parte de las navieras generó unos ingresos a la entidad de 5,7 millones, mientras que la actividad de los cruceros fue 10,6 millones de euros. Pese a esta facturación, los gastos que se derivaron de ambas actividades provocaron a la APB un déficit de 1,5 millones en cruceros y de 5,3 millones de euros en el tráfico de pasajeros.

Desde la APB puntualizan que la evolución de las ocho líneas de negocio generan ingresos y costes, que son los que hacen que al final del ejercicio la facturación global se vea afectada por las líneas de negocio que son deficitarias a nivel contable, pero no así en materia de servicio y de infraestructuras para los puertos de titularidad estatal.

Evolución

El volumen de negocio de la entidad en 2017 fue superior al de 2016, con unos gastos totales de 53,4 millones de euros.

El presidente del ente portuario de Balears, Joan Gual, indica en la presentación de la memoria que «la náutica de recreo y la industria de mantenimiento, situada en posiciones de liderazgo mundial, siguen al alza».

Al margen de la industria de mantenimiento, la APB gestiona 2.168 amarres directos en sus cinco puertos, de los cuales 1.368 se encuentran en el de Palma. Ambas actividades, debido a la gran demanda, es lo que justifica el incremento de los ingresos en el balance contable.

Estos datos sorprenden porque, a priori, los cruceros y el tráfico regular no deberían ser deficitarios, pero lo son por los gastos en infraestructuras.