José Luis Benítez, gerente de Ocio de Ibiza en las instalaciones de Grupo Prensa Pitiusa. | Arguiñe Escandón

9

El sector del ocio se muestra satisfecho, en líneas generales, con el balance económico de la temporada turística, a falta de conocer las cifras económicas en detalle. Así lo manifestó José Luis Benítez, gerente de Ocio de Ibiza, que adelantó que el sector espera hacer buena caja con los cierres de las discotecas, que tienen lugar este fin de semana y el 14 de octubre. «En principio parece que todo va a ir genial, las previsiones son buenas y se han vendido muchas entradas de preventa», aseguró Benítez, quien espera que la metereología y el tiempo acompañen para que las previsiones se cumplan. Según apuntaron desde la asociación, el volumen de llegadas al Aeropuerto de Ibiza es «bastante importante», y las cifras que se manejan son similares a las de los años anteriores, que fueron «magistrales», recordó Benítez.

Si bien es verdad que la asociación apunta a un pequeño descenso en ventas en un primer boceto del balance de temporada, hay que enmarcarlo en un contexto en el que la isla venía de temporadas económicamente muy buenas. «No podíamos subir cada año, así que se ha notado que el ocio ha cambiado, pero es que los hábitos de la gente están cambiando también», matizó Benítez, que entre las causas señaló el aumento de la oferta complementaria y el adelanto de la hora a la que empieza la fiesta. «Antiguamente las grandes discotecas acaparaban mucho más mercado que ahora, porque hay más oferta complementaria», aseguró el representante de Ocio de Ibiza. Entre este cambio de hábitos hay que señalar también que si la fiesta empieza antes y los clientes, por tanto, también se acuestan antes, al día siguiente se aprovecha mejor el día, «lo que genera actividad económica en torno a los comercios», manifestó Benítez.

Inquietud

Pese al balance positivo de la presenta temporada, desde Ocio de Ibiza mostraron su preocupación por una noticia que apareció este jueves en los medios de comunicación y que indicaba que las agencias de viajes prevén un 20% menos de turistas extranjeros en la Costa del Sol, Canarias y Balears para el año que viene. «Si las agencias de viajes aportan estos datos, empezamos a tener un problema», declaró Benítez con rotundidad.

En este sentido, lo que no se puede hacer, expresó Benítez, «es seguir poniendo piedras en el camino de la gente que intenta hacer las cosas bien». El gerente de la asociación remarcó que el ocio durante esta temporada «ha sido más respetuoso que nunca, no hay locales que permitan música al aire libre después de las 12 de la noche y las discotecas nocturnas cierran a su hora». Por eso, Ocio de Ibiza volvió a alertar contra los discursos de determinadas plataformas y partidos políticos. «Es un momento peligroso para la isla y creo que tenemos que remar todos. Y le pese a quien le pese, esta isla funciona gracias al turismo. Si no vamos de la mano, tendremos un problema en el futuro», advirtió.