Vila proyectó un parquin subterráneo en la zona del Portal Nou en la anterior legislatura. | MOHAMED CHENDRI

0

El PP de Vila criticó ayer la propuesta para modificar los futuros proyectos del Consorcio Eivissa Patrimoni de la Humanitat (CEPH) que fue aprobada el viernes por el equipo de gobierno de PSOE y Guanyem y que incluye destinar 45.000 euros del proyecto de construcción de un aparcamiento en el parque Reina Sofía a pagar a la constructora del centro artesanal de sa Pedrera tras una sentencia judicial.

Según explicó la formación en un comunicado, la empresa Copisa, Proyectos y Mantenimientos Industriales S.A., interpuso un contencioso administrativo contra el CEPH en reclamación del pago de la revisión de precios, la liquidación de obras, una indemnización por los daños por el retraso de la ejecución de las obras del centro artesanal y los intereses de demora.

Este contrato fue adjudicado por el Consorcio bajo el gobierno socialista de Lurdes Costa. El centro artesanal de sa Pedrera se rehabilitó en 2010 con un presupuesto de 900.000 euros, pagados en un 50 % con los fondos Feder de la Unión Europea y el resto, a partes iguales entre el Govern balear y el Consorcio Eivissa Patrimonio de la Humanidad.

El pasado 25 de julio, el Juzgado contencioso-administrativo número 2 dictó sentencia en la que se estimaba parcialmente las demandas de la constructora por importe de 66.106,81 euros, más los intereses de demora. Para hacer frente a este pago judicial, el equipo de gobierno de Vila destinará parte del crédito disponible del proyecto del aparcamiento del parque Reina Sofía, ya que PSOE y Guanyem han descartado su realización.

Desde el Partido Popular recordaron que la coalición de gobierno de Vila ya utilizó en diciembre del pasado año 300.000 euros del proyecto de aparcamiento del parque Reina Sofía al pago del aval en el contencioso que el Ayuntamiento mantiene con las empresas que realizaron las obras de rehabilitación de Can Botino hace más de una década bajo el gobierno del Pacte Progressista.

Los ‘populares’ indicaron que el nuevo pago debe efectuarse en cumplimiento de la resolución judicial, pero criticaron que se realice con cargo a un proyecto «que daría respuesta a uno de los problemas más graves que padece la ciudad, como es la falta de aparcamientos», al tiempo que lamentaron que estos fondos del Consorcio solo hayan servido «para pagar los pufos judiciales del PSOE».

La construcción de un aparcamiento subterráneo bajo el parque Reina Sofía supondría la creación de 329 plazas para automóviles y 110 para motos en cuatro alturas, con una superficie soterrada total de 14.104 metros cuadrados y una zona verde de 12.481 metros cuadrados, según el proyecto encargado por el Partido Popular en el anterior mandato.