El helicóptero del transporte sanitario, en una de las visitas escolares. | Redacción Ibiza

0

Los pilotos del transporte sanitario aéreo siguen sumando apoyos entre el colectivo sanitario ante la incertidumbre acerca de su futuro laboral en este servicio ya que aún no han sido subrogados por la nueva empresa que a partir del 1 de diciembre, es decir el sábado próximo, se hará cargo del transporte sanitario aéreo entre las islas y la península.

La unidad de Transporte Pediátrico Balear, formada por médicos y enfermeros, ha remitido un escrito al gerente del SAMU 061 de Balears, Antoni Bellver, en el que advierten que la pérdida de estos profesionales «puede suponer un paso atrás en la calidad asistencial en el cuidado de nuestros niños, en la confianza y la fortaleza del equipo que realiza algunas de las intervenciones asistenciales más complejas como son los traslados aéreos del neonato y niño crítico, la experiencia adquirida a lo largo de estos años de trabajo conjunto supone el mayor valor». Añaden, además, que estos profesionales «prestan su servicio desde hace años con dedicación y esfuerzo ejemplar».

El colectivo de transporte pediátrico balear ha expresado su preocupación ante la posibilidad de que la nueva empresa Eliance, UTE Habock/Urgemer, no respete la cláusula de los pliegos del concurso a propósito de la subrogación de los contratos de los pilotos y mecánicos. «La intención de no mantener las condiciones de trabajo de estos profesionales puede acabar suponiendo su salida del servicio». Añaden que «más allá de ser garantes de la seguridad y de realizar el traslado en las mejores condiciones posibles, son una parte completamente integrada del equipo de Transporte Pediátrico, participando al máximo en las delicadas maniobras de transferencia de pacientes y garantizando en todo momento su seguridad y bienestar, mucho más allá de la labor que les corresponde estrictamente».

La Gerencia del 061 mantuvo una reunión con responsables de la nueva adjudicataria a principios de este mes ante la situación de incertidumbre de los trabajadores ya que la empresa había manifestado su intención de no subrogarlos y así lo manifestó en la reunión con los responsables del 061. No obstante, la administración les advirtió que la subrogación es obligatoria tal y como aparece en el pliego de prescripciones técnicas. Ante las posturas diferenciadas se acordó pedir un informe al departamento jurídico del Ib-Salut acerca de la aplicación de la subrogación.

«Nos da pena irnos»

La actual adjudicataria del servicio, Babcok, ha anunciado a los trabajadores que está dispuesto a recolocarlos si no son finalmente subrogados por la nueva que entra aunque el personal quiere seguir en este servicio en Balears. «Todos los que estamos aquí hemos hecho un esfuerzo por venir aquí, primero porque nos gusta el servicio. Hemos hecho porque el servicio se consolide, con un equipo de gente muy integrado y nos da un poco de pena si tenemos que irnos de aquí; entendemos que se perdería mucha calidad del servicio», comentan.

Una veintena de trabajadores, de los que ocho pilotos y dos mecánicos trabajan en el transporte sanitario aéreo de Ibiza, están afectados por esta situación. Los pilotos han de contar con una formación, un conocimiento del entorno y de la aeronave. «Los que estamos en Ibiza tienen estos tres factores», apuntan. De hecho, en el pliego de prescripciones técnicas que han de regir en la contratación del servicio contempla que, como mínimo, los pilotos propuestos tengan una experiencia de más de 1.500 horas de vuelo, de la que 150 son de vuelo nocturno y 600 horas en operaciones de emergencias sanitarias. Algunos de los pilotos de Ibiza llevan volando de noche más de 17 años.