El broche de oro lo puso el grupo Ressonadors, con un concierto conmemorativo de su debut hace diez años en el que demostraron que siguen encandilando al público ibicenco como el primer día. | Toni Planells

4

Evocando al pasado. Así comenzó ayer el discurso reivindicativo de l’Associació Vuit d’Agost de este año, que congregó a un centenar de ibicencos en el Parque Reina Sofía.

Como novedad este año, Montserrat Montès, secretaria de la asociación, tomó la palabra e hizo referencia a todos los temas conflictivos actuales en su manifiesto, empezando por el turismo y acabando por «la libertad de pensamiento». Rápidamente, los allí presentes se contagiaron del espíritu reivindicativo que quisieron transmitir los ponentes. Se hizo referencia, en primer lugar a la cultura ibicenca y al «poco enraizamiento que tiene» en la actualidad, lamentando que se haya perdido en demasía la cultura y la fiestas propias de la isla, cargadas de esencia y tradición. Por otra parte, también se criticó la situación medioambiental y a «los grandes yates que fondean en nuestras aguas y estropean la posidonia», reclamando que no se use la imagen de la isla para «el lujo y los excesos». No se pasó por alto tampoco la discriminación, pidiendo que «no se rechace a nadie por ningún motivo, género o color de piel». Esta asociación ibicenca también instó a los jóvenes que «se apunten a un tipo de fiesta sana y respetuosa con las tradiciones», para hacer hincapié en que «ellos no pararán de intentar hacer el mundo un poco mejor».

Juegos y música
A pesar de esto, no todo anoche fueron peticiones y reivindicaciones, sino que hubo mucha música y mucha diversión. Las actividades comenzaron a las 20.00 horas con juegos típicos para los más pequeños, como la xinga o el pañuelo y con talleres para toda la familia. Mientras tanto, los más mayores iban cogiendo sitio para el broche final de una noche mágica: el concierto de Ressonadors.

Tras la lectura del manifiesto, los componentes de esta banda musical ibicenca regresaron al escenario de su debut, hace una década, en el Parque Reina Sofía, cumpliendo con las expectativas de todos los allí presentes. La banda ibicenca clausuró esta jornada festiva con el sonido eléctrico de sus orígenes confirmando que son un referente dentro del panorama cultural de la isla.