Ball pagès en el día grande de Sant Agustí. | PERIÓDICO DE IBIZA Y FORMENTERA / MANU GON

0

Eran las ocho de la tarde y poco a poco la pequeña plaza de Sant Agustí se iba llenando. Después en cuestión de minutos sobre las 20.10 ya no cabía un alfiler y una marea de telefonos móviles se hicieron hueco para ver salir la procesión del día grande. Es lo que tiene que sea agosto y haya aún muchos turistas a los que les interesa otra cosa que no sea la fiesta.

La jornada brilló a la altura de la belleza de este pequeño núcleo urbano perteneciente al municipio de Sant Josep que está declarado Conjunto Histórico, según la Ley de Patrimonio de Balears. La iglesia inaugurada en 1806 tras casi 15 años de obras y después de fuertes polémicas entre los vecinos de Sant Agustí y los de Sant Josep por, al parecer no querer ayudar en su construcción, fue el escenario de la misa. La misma fue oficiada por el vicario general de Ibiza Vicente Ribas quien recordó la importancia de que las iglesias estén «repletas de gente y sean útiles a la comunidad y no monumentos vacíos»; en las primeras filas destacó la presencia del presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí y el alcalde de Sant Josep, Josep Marí Ribas Agustinet. Ellos junto al numeroso público disfrutaron con el coro parroquial del pueblo, encargados de amenizar la misa.

Tras ella, en torno a una hora después, comenzó la procesión por las calles adyacentes al templo donde también se puedo ver al expresidente del Consell d’Eivissa, Vicent Torres. No duró mucho puesto que el pueblo es bastante pequeño pero las imágenes de Sant Francesc, Sant Josep, la Virgen María, de Jesucristo y el santo patrón San Agustín, se lucieron un año más ante los flashes de los turistas que acudieron a la cita.

Una vez que volvieron todas a su lugar en el interior de la iglesia, dio comienzo el ball pagès. Un año más una veintena de miembros de la colla local, el Grupo Folclórico Sa Colla des Vedrà, demostraron que las tradiciones en Ibiza gozan de muy buena salud e hicieron las delicias de los presentes mientras repartían los bunyols, orelletes, vi de la terra y refrescos.

Finalmente, el día grande se cerró con un concierto conjunto incluido dentro del ciclo Estiu Jove 2019 en el que colabora el Consell d’Eivissa y que contó con la participación de Aiye Batucada, The Beat from Palookaville, Che Sudaka y Pulmon Beatbox.