El sector servicios es el que lidera la contratación, especialmente la que está vinculada a la hostelería. | Redacción Local

9

La temporalidad aún pesa mucho en el mercado laboral balear. Pese a que la contratación indefinida evoluciona al alza y alcanza máximos históricos en términos absolutos, uno de cada dos contratos firmados en las Islas este verano ha sido inferior a tres meses. Así se desprende de las estadísticas oficiales que recoge el Observatori del Treball de les Illes Balears.

Entre junio y septiembre de este año se han firmado 197.556 contratos laborales en las Islas, de los que prácticamente la mitad, 96.709, eran por un período inferior a los tres meses. Se trata, por tanto, de contratos para cubrir la temporada de verano. Una cifra que, según han manifestado los sindicatos en varias ocasiones, es «muy elevada». En cualquier caso, hay que tener en cuenta que algunos trabajadores pueden haber encadenado más de un contrato de menos de tres meses a lo largo de la temporada estival.

Es cierto que este tipo de contratos tienen una función de dar cobertura a determinadas épocas del año en que hay puntas de trabajo, aunque desde los sindicatos critican que, en ocasiones, «se abusa de esta fórmula contractual». Precisamente para combatir este abuso, el Govern impulsó en la pasada legislatura las campañas de inspección contra el fraude laboral, que este verano se ha llevado a cabo por quinto año consecutivo y cuyos resultados aún están pendientes de publicarse.

El pasado verano, más de la mitad de los contratos revisados por los inspectores de Trabajo en Baleares estaban en fraude de ley. De un total de 7.250 contratos laborales revisados, el 51,1 %, es decir, 3.704, estaban en fraude de ley y se convirtieron en indefinidos.

De todos modos, fue en los meses de julio y agosto, es decir, en plena temporada, cuando los contratos de menos de tres meses tuvieron mayor peso sobre el total de la contratación.

Esto podría responder al hecho de que en estos dos meses es cuando se producen las mayores puntas de trabajo y las empresas se ven obligadas a reforzar sus plantillas. Cabe destacar que los trabajadores fijos discontinuos son los primeros en incorporarse a su puesto de trabajo cuando empieza la temporada, que suele ser justo antes de Semana Santa.

Por su parte, los contratos indefinidos supusieron el 35 % del total de los firmados entre junio y septiembre. En verano de 2015 los contratos fijos representaron el 31 % del total.

Aún así, en los últimos años ha aumentado la contratación indefinida en Baleares. Según los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social facilitados por el Govern, en agosto había en las Islas 281.645 trabajadores fijos, la mayor cifra de la serie histórica y que representa casi un 5 % más que un año antes. Además, la tasa de temporalidad se situó en el 36,5 %, cuatro puntos por debajo de hace cuatro años, aunque «mejorable», según el Govern.