Las limitaciones al consumo de alcohol se amplían a todo el centro de Sant Antoni

| Ibiza |

Valorar:
preload
Rosana Morillo, directora de Turisme del Govern y Marcos Serra, alcalde de Sant Antoni.

Rosana Morillo, directora de Turisme del Govern y Marcos Serra, alcalde de Sant Antoni.

M.Sastre

El Govern balear aprobó ayer un decreto que prohíbe el turismo de borrachera en el casco urbano de Sant Antoni, en Ibiza, así como la playa de Palma y Magaluf, en Mallorca. Un decreto que el Govern balear contemplaba aplicar en la Pitiusa mayor en la zona concreta del West End, pero que finalmente «se ampliará a algunas calles más para poder abarcar prácticamente el casco urbano de Sant Antoni», según explicó ayer el alcalde del municipio, Marcos Serra.

Serra señaló, además, que el equipo de gobierno del municipio ha pedido al Govern «que estas medidas restrictivas vengan acompañadas de más inversión para reformar la zona e incentivar la mejora de los negocios». También se pidió que se refuerce la seguridad.

La ley, que recoge la expulsión de los hoteles de los turistas que practican el balconing y multas de hasta 600.000 euros, es la primera norma que se adopta en toda Europa para restringir la promoción y venta de alcohol en determinadas zonas turísticas.

Medidas limitadoras

Según explicó la directora general de Turisme del Govern, Rosana Morillo, estará prohibida la publicidad que tenga como objetivo incentivar el consumo de alcohol en establecimientos turísticos, así como las barras libres, happy hours o similares. También se prohíbe la exhibición de bebidas alcohólicas, los autodispensadores, además de que los establecimientos que vendan alcohol deberán permanecer cerrados entre las 21.30 y las 08.00 horas.

Esta última medida será la que afecte principalmente al municipio de Sant Antoni, donde hasta ahora había numerosas bodegas 24 horas. También se evitará «la promoción de alcohol a través de relaciones públicas, que es una de las problemáticas de esta zona», señaló Marcos Serra.

Otra de las prohibiciones que detalló la directora general de Turismo, fue la prohibición de la publicidad, la organización y la venta de las excursiones etílicas, conocidas también como pubcrawling, para evitar recorridos alcohólicos en las zonas afectadas por el decreto.

En cuanto a las party boats, se prohíbe publicitarlas. Asimismo «no se darán nuevas licencias para esta actividad en todas las Islas Baleares», recalcó Morillo y se abre un plazo de 24 meses para regular la actividad.

Para conseguir que estas prohibiciones se respeten trabajarán conjuntamente «inspectores de turismo, salud y comercio, que podrán levantar actas», indicó Morillo. También podrán actuar en este sentido tanto Policía Local como Guardia Civil. Los expedientes de estas infracciones los gestionará el Consell d’Eivissa, según explicaron desde el Govern.

Sanciones

La normativa establece un régimen sancionador que pone un acento especial en las faltas graves y muy graves. Así, desde el Govern explicaron que se consideran faltas graves las prácticas peligrosas para la vida, la integridad o la salud de los clientes; la falta de información de forma expresa a los clientes sobre dichas prácticas peligrosas; la no expulsión de clientes que realicen dichas prácticas peligrosas; ofrecer habitaciones por horas y publicitar bebidas alcohólicas o tener expuesto alcohol en los establecimientos, entre otros aspectos. La sanción en estos casos irá desde los 6.001 a los 60.000 euros.

Las faltas muy graves contemplan la venta de bebidas alcohólicas fuera del horario permitido; ofertar bebidas alcohólicas bajo modalidades del tipo barra libre, happy hours o 2x1 y 3x1; mantener los autodispensadores de alcohol; la publicidad o realización de excursiones etílicas o cometer dos faltas graves en seis meses. Estas se sancionarán con hasta 600.000 euros.

Las leves, cualquier otra infracción incluida en el decreto, tendrán una multa de entre 1.000 y 6.000 euros.

El decreto ley entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de Baleares (BOIB), la próxima semana, y se aplicará en la próxima temporada 2020. La vigencia, por el momento, será de cinco años. «Aunque si se detecta que se soluciona el problema actual en menos tiempo se podría dejar de aplicar antes», dijo Morillo, quien además apuntó que «si se detectara que el problema se traslada a otras zonas, también se podrá modificar la zonificación y ampliarla a esas zonas».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

francisco cruz torres
Hace 9 meses

tube el gusto de ser el que fue el primer caso que atendio la directora general de turismo el primer dia que empezo su trabajo fue en mallorca donde me desplace desde ibiza

curiosamente hablamos de varias cosas y tambien de zonas especialmente complejas por sus caracteristicas entre ellas el westen me alegro que saquen este decreto y que nos alla visitado la directora general de turismo

ahora toca que se logre cu cumplimiento

Valoración:-2menosmas

Ana
Hace 9 meses

La mafia y la chusma qué hay en Sant Antoni es gracias al WEST END, y ya saben muerto el perro muerta la rabia! por lo qué o se apuesta decididamente por desmantelar el west y sus penosos locales de los qué se benefician 4 gatos o el pueblo se va al carajo pero de verdad...y si no tiempo al tiempo..

Valoración:10menosmas

buah
Hace 9 meses

Británicos, Negros, Moros, Bandas Latinas. Lo mejor de lo mejor vendiendo drogas y haciendo sus negocios sucios en San Antonio. fantastic

Valoración:11menosmas

Kimet.07
Hace 9 meses

Todo esto me parece estupendo , muy bien , pero que pasa con las bandas organizadas que trafican al menudeo con todo tipo de drogas , ocupando todas las esquinas de SanAn , que llevan más de 20 años con este negocio , y os aseguro que están pero bien organizados y dan una imagen penosa , faltan refuerzos policiales . BUEANA SUERTE PARA TODOS

Valoración:26menosmas

La realidad tal y como es
Hace 9 meses

Reformar pavimento, cuidar las fachadas y aumentar la vigilancia está muy bien pero la raíz del problema (que ya lleva décadas padeciéndose) es el modelo de oferta y el tipo de turismo que atrae. En Sant Antoni van ya muchos años de vómitos en las aceras, gritos, peleas, robos, borrachos, drogados, etc y algo había que hacer. Mucha gente, incluso del propio pueblo rechaza pasear por el pueblo en verano y busca otras alternativas en la isla. Que a ciertos negocios le vaya bien el tema tal y como está enfocado en la actualidad, no significa que haya que renunciar a que los residentes tengan un pueblo turístico, por supuesto, pero también donde se pueda vivir. En verano también.

Valoración:26menosmas

#queremosdormir
Hace 9 meses

A este nuevo decreto sólo le ha faltado añadir que los locales vuelvan a cerrar a las tres para estar completo. EL Ayuntamiento no quiere turismo de borrachera y quiere un centro de pueblo reformado. Pues empiezen aplicando unas leyes donde se pueda volver a dormir.El ocio nocturno y la convivencia pueden llegar a ser compatibles,siempre y cuando los locales cierren a una hora prudencial.

Valoración:23menosmas

Frank
Hace 9 meses

Siempre va a cerrar a prohibir nunca escuchamos vamos a cambiar el pavimento la seguridad algún plan de reforma de la fachadas nada solamente si trata de cerrar y prohibir pues cerramos el west y llasta y verais que no es el problema .

Valoración:-17menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1