El Consell reclama al Govern dos ciclos superiores en el Centro de Can Marines

Vicent Marí cree que la alta demanda en la isla justifica de por sí la petición al Ejecutivo balear

|

Valorar:
preload
El presidente del Consell contempla las variedades de tomates durante un momento de la visita ayer.

El presidente del Consell contempla las variedades de tomates durante un momento de la visita ayer.

MARCELO SASTRE

El presidente del Consell d’Eivissa y conseller de Agricultura, Vicent Marí, anunció ayer, en una visita al Centro de Experimentación Agraria y Centro Integrado de Formación Profesional de Can Marines, que la institución le ha «remitido al Govern una solicitud para que se plantee la posibilidad de establecer un grado superior tanto agropecuario como marítimo-pesquero».

En una visita al recinto en la que estuvo acompañado por diferentes técnicos del Consell, Marí explicó que existe una «gran demanda», por lo que hay que dar la posibilidad a los estudiantes para que terminen el grado medio y puedan continuar sus estudios en la isla.
«Es el momento de dar el salto de calidad en Ibiza y, para ello, necesitamos protagonizar ese relevo generacional y que los jóvenes apuesten por la agricultura y la vean como una profesión rentable de la que es posible vivir», señaló Marí. Para ello, en su opinión, lo «mejor» sería tener un centro donde se pudiera cursar tanto el ciclo medio como el superior. «Es necesario apostar por esa formación», señaló el presidente del Consell, quien resaltó los «pasos» que, en esa dirección, se están dando en Can Marines.

Investigaciones
Durante la visita, Vicent Marí y los técnicos de la Conselleria estuvieron en distintos campos e invernaderos del centro, donde se está buscando qué variedad de las plantas que hay en ellos se adapta mejor a Ibiza.

Entre los productos que allí se encuentran, se pueden citar los tomates, las patatas, las coles, las lechugas, los olivos, las cerezas, los plátanos y las fresas –«pequeñitas, pero muy sabrosas», las describió Marí–. También hay mango y, en algún campo, incluso algunas otras plantas que no dan fruto, como rosales.

Finalmente, el presidente del Consell felicitó a los trabajadores del centro por haber conseguido recuperar plantas que estaban a punto de desaparecer. «Se trata de un centro que realmente está trabajando de manera encomiable por la agricultura, que, en Ibiza, era la fuente de riqueza más grande hasta que llegó el turismo», alabó Marí. En este sentido, dijo que el objetivo último de este proyecto era «potenciar la actividad agraria».

Promoción y recuperación
Por su parte, el técnico de Promoción de Consell d’Eivissa Josep Lluís Joan afirmó que el motivo de la visita, aparte de la promoción de los productos ibicencos, era comprobar cómo marcha la recuperación de algunos otros, como la patata, que la institución pretende reintroducir.

En este sentido, Joan profundizó en el caso de las viñas, que se encuentran en manos de «un proyecto leader» con el que se ha descubierto que hay 15 variedades exclusivas de Ibiza. «Pensábamos que en España no había variedades por descubrir y resulta que, en Ibiza, hay 15, algunas de las cuales no tienen nombre», prosiguió el técnico del Consell, quien destacó que se está intentando recuperar otros productos.

Por el momento, Joan se mostró satisfecho de haber reintroducido «un producto tan importante como la viña, que, además, es tan antiguo» que, según Joan, Ibiza fue uno de los primeros lugares de España donde fue cultivado. El técnico del Consell expresó que existe «un material genético muy importante».

«La intención sería que en el futuro haya un elemento diferenciador de nuestros productos, porque eso nos ha hecho siempre diferentes y esperamos que continúe haciéndolo en el futuro», concluyó Joan.

EL APUNTE

Registrar y comercializar la fresa de Can Marines

Durante su visita al Centro de Experimentación Agraria y Centro Integrado de Formación Profesional de Can Marines, Marí y los técnicos del Consell recorrieron multitud de campos e invernaderos. En uno de ellos había plátanos y fresas. El primero, en la tercera o cuarta generación ya, se recogerá en dos o tres meses. En cuanto a la segunda, Joan explicó que hay algunas otras fincas donde está plantada y la describió como «silvestre, pequeña y delicada». La intención del Consell sería registrarla para poder comercializarla.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.